Deportes

Rakitic y Navas, dos baluartes sin respiro

El croata demostró en la Eurocopa que tiene fuelle suficiente para no resentirse.

el 24 feb 2013 / 22:05 h.

Tal como se esperaba, Unai Emery dio una camiseta de titular a Jesús Navas en el Camp Nou. Las condiciones físicas del internacional español son tan excepcionales que su rendimiento apenas varía de un partido a otro en lo que a derroche de fuerzas se refiere. Sí llamó la atención la decisión del técnico respecto a otro de los baluartes del equipo: Ivan Rakitic. El croata no sólo no fue reservado para la cita contra el Atlético de Madrid sino que incluso jugó todo el partido contra el Barcelona.

Rakitic es uno de los futbolistas imprescindibles en el Sevilla actual. Dirige al equipo, ejecuta las acciones a balón parado, da asistencias y, además, firma goles (siete). Una campaña brillante la suya hasta el momento. En cualquier caso, que el internacional croata demuestre un gran potencial físico no es algo nuevo.

En la pasada Eurocopa, Rakitic fue el sexto futbolista que más distancia recorrió durante la fase de grupos (35,022 kilómetros), por detrás del alemán Bastian Schweinsteiger (36,054), del sueco Kallstrom (35,861), del italiano Marchisio (35,159), del ruso Shirokov (35,093) y del danés Kvist (35,086). Rakitic fue titular en todos los partidos de su selección, que jugó completos, y dio un muy buen rendimiento.

Datos, en definitiva, que recuerdan que el centrocampista del Sevilla cuenta con potencial físico suficiente como para disputar partidos al más alto nivel y con un desgaste importante, además de próximos en el tiempo. Emery sabe que sin él sobre el césped el equipo reduce claramente sus opciones de victoria.

La banda derecha. En el caso de Jesús Navas, el palaciego hizo un buen partido ante el Barcelona. Desbordó por su costado y dio buenos pases, muchos de ellos rasos y al pie, algo que se echaba en falta: precisión en las asistencias. Con Emery, Jesús Navas vuelve a ser uno de los pilares del equipo, algo que no ocurrió en muchas fases de la era Míchel. En cualquier caso, el internacional español ha sido siempre, pese a sus problemas para ver puerta, uno de los futbolistas que marcan diferencias, con independencia de la irregular temporada del Sevilla. Su rendimiento ante el Atlético puede ser determinante.

  • 1