Local

Rapta a una mujer y sus dos hijos tras atracar un Cajasol

La Policía aún no ha detenido al hombre, de unos 40 años, que iba armado. Se llevó alrededor de 6.000 euros

el 23 ago 2010 / 19:51 h.

TAGS:

A las 12 de la mañana el hombre perpetró el robo en la sucursal de la calle Fray Marcos de Niza, en Santa CLara.
"Cerrado por atraco". El cartel que colgaba de la puerta de la sucursal de Cajasol en la calle Fray Marcos de Niza parecía de película. Pero es que lo que había ocurrido en las oficinas de la entidad en la zona de Santa Clara de Cuba parecía el argumento de una película de acción.

A las 12.00 horas de ayer, un hombre de unos 40 años atravesó el umbral de la sucursal. Llevaba la cabeza cubierta con un pasamontañas. Sacó una pistola y encañonó a los dos empleados y al director. Tras obtener un botín de unos 6.000 euros, intentó darse a la fuga corriendo. El director salió a la calle gritando "¡cogedlo, cogedlo!".

Entonces, dos empleados de un supermercado cercano, que se encontraban desayunando en un bar de la zona, se percataron de lo que sucedía y salieron a su paso. Uno de ellos, Roberto Carlos, lo siguió corriendo; el otro, Javi, lo hizo en su propio coche. "Cuando casi lo atrapo en la esquina, el hombre me encañonó y me amenazó: como me sigas, te pego un tiro", relató Roberto Carlos. Tras ello, los dos jóvenes desistieron. "No sé si el arma era real o simulada, pero me paré en seco", asegura.

El atracador, ya sin perseguidores, continuó en su intento de huida. Primero, intentó parar un taxi. Al parecer, el taxista se percató de lo que estaba ocurriendo y aceleró para dejar atrás al hombre. Éste se decantó, entonces, por los más débiles.

Por la zona pasaba un coche, un Opel vectra de color gris. Lo conducía una mujer, vecina de la zona, acompañada por al menos un menor de edad, aunque algunas fuentes apuntan a que los menores eran dos. El atracador la amenazó con el arma, se sentó en el asiento del copiloto y le ordenó que siguiera el recorrido que le indicara. Su destino fue algún punto de la barriada de Los Pajaritos que la Policía aún no ha determinado aunque algunos medios apuntan al parque de juegos infantiles Puerto Perico, a unos dos kilómetros y medio del lugar del atraco. Allí ordenó detener el vehículo y se bajó del coche. La mujer volvió por sí misma a la zona en la que se había perpetrado el atraco, donde fue atendida por los servicios de emergencias de un ataque de ansiedad. Ni ella ni los niños sufrieron ningún daño.

El atracador continuaba ayer en paradero desconocido. La Policía reveló a lo largo del día de varios detalles del suceso, como que el arma que había utilizado en el robo podría ser falsa. Las fuerzas de seguridad confirmaron que siguen analizando las pistas que el hombre había dejado a su paso, tanto los testimonios de los testigos de negocios cercanos como de la mujer que conducía el coche. Otra prueba que podría ser clave son las huellas que el atracador dejó en el vehículo que utilizó en su huida.

Ya por la tarde, la tranquila zona de Santa Clara de Cuba recobró la tranquilidad. Muchos comercios cercanos, incluida la propia sucursal de Cajasol, mantenían sus persianas echadas. Nada parecía recordar que sus calles habían sido el escenario de un atraco de película.

  • 1