Local

Raptó un empresario para pagar el secuestro de 'El Pocero'

El principal acusado del secuestro en 2008 del empresario sanluqueño Rafael Ávila, el también empresario Luis Miguel Rodríguez Pueyo, se confesó en el juicio el ideológo del plan. Declara en el juicio que lo hizo para sacar dinero para luego secuestrar a 'El Pocero'.

el 14 mar 2011 / 22:32 h.

TAGS:

El empresario Luis Miguel Rodríguez Pueyo, a su llegada a la Audiencia de Cádiz.
El principal acusado por el secuestro en 2008 del empresario gaditano Rafael Ávila, Luis Miguel Rodríguez Pueyo, reconoció ayer ser el ideólogo del rapto durante el primer día del juicio celebrado en la Audiencia de Cádiz y declaró haber ideado el plan con el fin de recaudar fondos para sufragar posteriormente el secuestro del empresario Francisco Hernando, conocido como El Pocero.

 

Rodríguez Pueyo, también empresario y condenado en el caso Arny, está considerado el cabecilla de una banda que en junio de 2008 perpetró el que es considerado por la Policía como "el secuestro económico de mayor duración de los investigados en España" y en el que la víctima permanecía "en peores condiciones". El 18 de junio, tras 16 días de cautiverio, el industrial de Sanlúcar de Barrameda fue liberado en un chalet de Almonte. Por estos hechos hay ocho imputados, entre ellos Raúl Brey, primo del líder del PP, Mariano Rajoy.

En el primer día del juicio, Rodríguez Pueyo lamentó el daño causado al secuestrado al reconocer que su situación durante el cautiverio era "deplorable". Tras negarse a contestar a las preguntas del fiscal -que le pide 28 años de cárcel-, sí respondió a preguntas de su defensa y relató cómo llegó a la "disparatada idea" de secuestrar a Ávila, al que calificó de "víctima propiciatoria".

Declaró que su sociedad hizo de intermediaria con un grupo de Londres, mediante un aval que él mismo falsificó, para la construcción de unas viviendas en Sevilla, en cuyo proyecto participaba también El Pocero, que finalmente se echó atrás. Una vez que la operación inmobiliaria no se pudo realizar y que el grupo londinense descubrió el aval fraudulento, le presionó para que le devolviese el dinero en un "plazo perentorio". Ante esta situación, Rodríguez Pueyo contrató a tres ucranianos para secuestrar a un hijo del Pocero pero "salió mal". Y ante las "amenazas" del grupo de Londres a su familia, se le ocurrió la "disparatada idea" de secuestrar al empresario sanluqueño para sacar dinero para poder financiar después el rapto del propio Pocero "que era más caro".

Una vez relatado el por qué del secuestro, Rodríguez Pueyo, que se confesó "plenamente culpable", indicó que fue perpetrado por tres ucranianos a los que pagó 30.000 euros por cabeza aunque fue él mismo quien lo traslado en el maletero de su coche hasta la finca El retorno, en Almonte, donde estuvo cautivo hasta que lo encontró la Policía. La finca era propiedad de Raúl Brey, director financiero de la empresa de Rodríguez Pueyo, al que éste trató exculpar -como a su hijo y otros tres acusados- al declarar que no quería "saber nada" del asunto.

  • 1