Local

Rato y Botín irán al banquillo de los acusados

El presidente del Banco Santander, Emilio Botín, y el ex ministro de Economía Rodrigo Rato (PP) deberán responder ante la justicia como imputados por su actuación en el proceso de compra del 45,3% de Aguas de Fuensanta, empresa vinculada a la familia Rato, por Banesto en 1999. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 04:18 h.

TAGS:

El presidente del Banco Santander, Emilio Botín, y el ex ministro de Economía Rodrigo Rato (PP) deberán responder ante la justicia como imputados por su actuación en el proceso de compra del 45,3% de Aguas de Fuensanta, empresa vinculada a la familia Rato, por Banesto en 1999.

En dos providencias dictadas los días 8 y 9 de abril, el juez solicitó la comparecencia como imputados de otras 15 personas vinculadas con el caso, entre las que están el hermano del presidente del Santander, Jaime Botín, el hermano de Rato, Ramón Rato, el consejero delegado del Banco Santander y ex presidente de Banesto, Alfredo Sáenz, así como los consejeros de Banesto que gestionaron la compra del 45,3% de Aguas de Fuensanta por una cantidad de 6 millones de euros.

El juez les imputa a todos presuntos delitos de apropiación indebida, administración desleal, falsedad en documento mercantil, cohecho y negativa a socio del derecho de información en el proceso de compra de esta sociedad relacionada con la familia Rato.

Sin inmunidad. Los primeros en declarar serán Emilio y Jaime Botín junto con Sáenz, el próximo jueves, mientras que Rodrigo y Ramón Rato comparecerán el 27 de mayo. Rato fue imputado en la causa después de que abandonara la dirección del Fondo Monetario Internacional en junio del año pasado, algo que le daba inmunidad.

Según explica la querella criminal presentada en 2004 por el abogado Francisco Franco Otegui y ampliada en 2005 por Antonio Panea, abogado y accionista del Banco Santander y de Banesto, Emilio y Jaime Botín-Sanz "con el fin de ganarse el favor de Rato", ministro de Economía en 1999, formalizaron la adquisición del 43,5% de Aguas de Fuensanta a la familia Rato cuando la empresa "estaba en situación de quiebra".

El precio pagado por Banesto en 1999 "suponía valorar el 100% de la sociedad en 13,2 millones de euros, lo que no tenía justificación dada la penosa situación económica y patrimonial de la empresa ", según la querella, ya que Agua de Fuensanta registraba deudas por valor de 94,4 millones.

  • 1