Deportes

Real Unión-Betis: Irún, frontera del ascenso

El Betis visita al penúltimo, el Real Unión, y debe ganar para no frenar en su escalada hacia la zona de ascenso. Arzu, Emana y Sergio García viajaron finalmente y serán titulares.

el 12 mar 2010 / 19:45 h.

El Stadium Gal, a la orilla misma del Mar Cantábrico y de la frontera entre España y Francia, puede ser también para el Betis una especie de frontera entre lo que ha sido la temporada hasta ahora y lo que debería ser de aquí a que termine. Lo que ha sido hasta ahora es una decepción tras otra y un sinfín de jornadas fuera de los puestos de ascenso. Y lo que debería ser, por historia y presupuesto y plantilla y afición y muchas cosas más, es otro sinfín de jornadas pero entre los tres primeros. La distancia hacia esa zona, kilométrica no hace ni tres semanas, se ha acortado hasta reducirse a unos pocos metros y hoy, ante el penúltimo de la fila, el Real Unión, está obligado el Betis a no frenar y sí dar otro paso más en su meteórica remontada.

Si hay un número que define este Real Unión-Betis, el primero en la historia liguera del fútbol español, es el tres. Tres son las victorias consecutivas que persigue el conjunto verdiblanco, incapaz de conseguir esa racha en todo lo que va de curso. Tres son también las veces que repetirá Víctor Fernández una alineación, otra marca casi inédita que Antonio Tapia sólo pudo alcanzar una vez, y hace ya muchísimo tiempo, al principio del campeonato. Lo podrá hacer porque tres, también, son los titulares que ha recuperado in extremis después de que los médicos dudasen de su presencia: Emana, Arzu y Sergio García; el centrocampista nazareno, poco menos que descartado el miércoles, se recuperó como se ha recuperado el Betis con Víctor, de un día para otro, y viajó ayer a Irún, igual que el delantero catalán, tras superar unas molestias en el aductor, y el inclasificable camerunés, en su caso tras pasar por una virasis.

Tres, en definitiva, son los puntos que hasta ayer separaban al Betis de su objetivo, que es la posición número tres de Segunda, y tres, por supuesto, son los puntos que quiere obtener el equipo heliopolitano en el pequeño Gal. Donde por cierto cuenta por victorias todas sus visitas, aunque todas son en realidad sólo una, la que rindió a principios del año pasado en la Copa del Rey. 103 años han tenido que transcurrir, en el caso del Betis, para que coincida con otro histórico del balompié nacional en la Liga.

TRES ONCES IGUALES. Histórico será también que Víctor repita alineación por tercer partido consecutivo. Hay que suponer que lo hará porque si los tres futbolistas que casi no se han entrenado esta semana se montaron ayer al mediodía en el avión que dejó al Betis en Bilbao, será porque el técnico los ve capacitados para jugar, y la disponibilidad es sinónimo de titularidad para Arzu, Emana y Sergio. El Betis va bien, muy bien incluso, y variar lo que marcha a las mil maravillas entraría en la esfera de lo ilógico. En la convocatoria, de hecho, sólo hay un par de novedades, las de Rivas por el lesionado Nano y Rodri por el descartado Caffa. Otra cosa es que la escuadra verdiblanca mantenga su altísimo nivel ante un rival que juega mejor de lo que refleja su clasificación. Sirvan de recordatorio la segunda mitad del Real Unión en Heliópolis y el recital personal de Paul Abasolo, aún hoy en día una referencia imprescindible para recalcar lo mediocre y vulnerable que estuvo el Betis durante casi toda la temporada.

El conjunto irundarra, además, no llega en mal momento. Suma tres jornadas sin perder (un triunfo y dos empates) y sólo ha sufrido una derrota en los seis encuentros de la segunda vuelta. El estadio se va a llenar por primera vez en la campaña, sus peñas han organizado una marcha desde la principal plaza de Irún hasta el estadio y sus únicas bajas confirmadas son las del meta Jauregi y los defensas Alcalá y Gerlo. Pero claro, como dijo ayer Juanma, "es en estos partidos en los que se consigue el ascenso".

  • 1