Deportes

Real Valladolid: la soga al cuello después de mirar a Europa

El fútbol es un estado de ánimo. La sugerente opinión es propiedad de uno de los ideólogos del balompié, el argentino César Luis Menotti. De su voz nació un axioma que ahora graba en su mente el Valladolid, deprimido y sumido en una negativa espiral de resultados. El cuadro que adiestra Mendilibar, roto, necesita, al menos, un punto para no descender.

el 16 sep 2009 / 03:35 h.

El fútbol es un estado de ánimo. La sugerente opinión es propiedad de uno de los ideólogos del balompié, el argentino César Luis Menotti. De su voz nació un axioma que ahora graba en su mente el Valladolid, deprimido y sumido en una negativa espiral de resultados. El cuadro que adiestra Mendilibar, roto, necesita, al menos, puntuar en Heliópolis para no descender hoy.

En Heliópolis se rodará una de las escenas más peligrosas de la Liga. El Real Betis de Josep María Noguès y el Valladolid de Mendilibar librarán una batalla para eludir el drama del descenso a Segunda. El castigo es una realidad posible en el José Zorrilla, donde calma sus miedos el conjunto de Mendilibar, roto después de sumar 3 puntos de los últimos 30 posibles. Desde que los albivioletas rindieron visita al Pizjuán el pasado 21 de marzo han iniciado una espiral que podría sellar su pasaporte al infierno.

La referencia ofensiva del técnico de Zaldívar, el sueco Henok Goitom, ha sido incapaz de recobrar la confianza con goles, y en diez jornadas sólo ha conseguido celebrar dos dianas. Los síntomas de agotamiento físico y la escasa capacidad de reacción han creado un mapa en el que Mendilibar no ha podido asumir la brújula y dirigir la travesía por el desierto. El ex preparador del Lanzarote ha recurrido a la versatilidad táctica, ha empleado dos sistemas y hasta ha dispuesto unas alternativas en la identidad de los protagonistas en su búsqueda del éxito, aunque la rentabilidad ha sido nula.

El cuadro de Pucela se ha hundido. Acumula diez jornadas sin celebrar un triunfo. Tres empates en el José Zorrilla ante Osasuna, Villarreal y Numancia -sin goles- es el bagaje de un equipo cuya principal esperanza es Jonathan Sesma, reubicado en la zurda por el nuevo experimento del 4-2-3-1 y autor de 7 tantos. En la meta, Mendilibar ha confiado en los últimos choques en el joven palentino Sergio Asenjo, que ha relegado a la suplencia a Justo Villar.

En defensa, el veterano Marcos ha pasado a ocupar el carril diestro tras la lesión de Pedro López. En la cobertura, Prieto y García Calvo son titulares habitualmente, pero el primero está lesionado y el segundo es duda. Han crecido en protagonismo el veterano Óscar Sánchez y Baraja. En la zona medular, el riojano Álvaro Rubio suele ser el cerebro, mientras que Medunjanin y Borja son los ases en labores defensivas. Con las mediapuntas para Jonathan Sesma, Pedro León y Víctor, el papel relevante en ataque es de Goitom. El delantero sueco es el máximo anotador del Valladolid. Suma 10 dianas y es el referente.

  • 1