Local

Rebajan la pena a un maltratador por alargarse el juicio

El Tribunal Supremo ha recortado dos años la pena de cárcel a un hombre condenado por maltratar, violar y amenazar de muerte a su expareja en Sevilla.

el 08 may 2011 / 19:49 h.

TAGS:

El Tribunal Supremo ha rebajado de 17 a 15 años de prisión la pena impuesta a un hombre que violó, maltrató y amenazó de muerte a su esposa debido a la existencia de dilaciones indebidas, ya que entiende que la duración del proceso fue "muy excesiva" al terminar diez años después de su iniciación, sin que ello esté justificado por "la complejidad, realmente escasa, del asunto". La Audiencia Provincial de Sevilla había condenado al procesado a 11 años de prisión por un delito continuado de violación; a tres años y medio por dos delitos de malos tratos habituales, y a dos años y medio de cárcel por dos delitos de amenazas, además de a pagar una multa de 180 euros por una falta de lesiones, 120 euros injurias y una indemnización de 24.000 euros a favor de la madre y de 18.000 euros para la hija. En el fallo, el Supremo reduce a diez años la pena de prisión por el delito de agresión sexual; a dos años la pena impuesta por las amenazas y a tres años la pena de cárcel por los dos delitos de maltrato, manteniendo el resto de la sentencia igual.

Los jueces entienden que han existido dilaciones indebidas, ya que a la duración del proceso "se añaden periodos de paralización también injustificada del juicio, principalmente a la ahora de resolver recursos". El Supremo dice que entre las denuncias y la anulación del auto declarándolo falta "transcurren más de dos años, y un año entre el auto de incoación de procedimiento abreviado y la resolución del recurso interpuesto ordenando seguir el procedimiento ordinario". El auto de conclusión del sumario "se dictó casi ocho años después de la denuncia, y se tardó un año en dar el traslado para calificación".

La sentencia considera probado que la víctima se casó con el imputado en 1965 y convivió con el mismo hasta agosto de 2000, fecha en que formuló denuncia contra él, añadiendo que desde el inicio de la convivencia "empezaron los problemas para ella", pues el acusado "manifestaba celos irracionales, acusándola de tener un amante", por lo que la víctima "vivía con miedo"

  • 1