Local

Recetas contra el calor

Cuando calienta el sol los sevillanos agudizan su ingenio. Sin recurrir a meter la cabeza en la nevera, algunos de ellos desvelan sus tácticas para no pasar calor.

el 18 sep 2009 / 09:52 h.

TAGS:

  • “¿En casa? Lo ideal es ir sin nada de ropa. No hay mejor método para aguantar el verano”. Lo dice María Moreno, una camarera de Gines que asegura pasarlo “fatal” con el calor. Cuando éste aprieta, los sevillanos tienen claro que lo mejor es despojarse de toda prenda y andar por casa como dios los trajo al mundo. Como si de los mismísimos Adán y Eva se tratara, seis de los nueve encuestados por El Correo dicen que tras las puertas del hogar, llevar poca ropa y tener el aire acondicionado a 26 grados es la única solución. Eso sí, ellos en lugar de hojas de parras, se cubren con “ropa interior fresquita”, como recomienda Pedro Cárdenas.
    Ayer, los termómetros de la ciudad marcaban a mediodía 35 grados. Una temperatura suave si se compara con las que se registraron la semana pasada en las calles de la ciudad. En ciertos momentos, incluso llegaron a rebasar los 40 grados. ¿Consecuencia? Que los ciudadanos prefieran quedarse en casa durante las horas más calurosas y salir a la calle, cual vampiros, cuando el sol se apaga pasadas ya las diez de la noche. “El secreto para pasar menos calor es no pisar el asfalto hasta después de las diez de la noche o hacerlo bien temprano por la mañana”, asegura Mercedes Ríos, de 60 años. Dicen que cada maestrillo tiene su librillo y los sevillanos, en esto del calor, saben un rato. Por eso, cada uno de los encuestados tiene su propia táctica para sufrir menos las elevadas temperaturas. Saben como nadie qué hacer para sobrevivir en la ciudad: “Quedarse en casa, ir a la piscina y tener el aire condicionado siempre puesto” es un buen método según María Carmen Domínguez, una joven estudiante de Magisterio.

    No obstante, como ocurre con todo, del aire acondicionado tampoco es bueno abusar ya que los cambios bruscos de temperatura son perjudiciales para la salud. Respecto a estos aparatos todavía existe cierto escepticismo por parte de muchos, que cuestionan sus efectos en el cuerpo humano. Sin embargo, muchas teorías apuntan a que no se trata del artefacto en sí sino del uso que se le da y la forma en que se utiliza.

    De lo que sí hacen un buen uso ocho de los nueve sevillanos es de la dieta mediterránea. Contra el calor y la tensión baja coinciden en que “lo mejor es el gazpacho, las ensaladas y los helados”. El más osado es Javier Romero, que no abandona el puchero ni a 40 grados. “Me encanta”, dice.

    • 1