Local

Reciclaje de ex presidentes

Los ex presidentes son como los viejos electrodomésticos. Mejor reciclarlos que tirarlos. Reciclar un ex presidente, o con más exactitud, autorreciclarse, no es tarea sencilla...

el 16 sep 2009 / 02:28 h.

Los ex presidentes son como los viejos electrodomésticos. Mejor reciclarlos que tirarlos. Reciclar un ex presidente, o con más exactitud, autorreciclarse, no es tarea sencilla. Tras muchos años sujetando la vara de mando, al dejarla, no saben bien qué hacer con las manos. Los hay que, tras un tiempo de titubeo, han acabado puliendo piedras. Otros, además de hacer pesas, agitan sus manos con estrépito alborotando todos los gallineros, sobre todo el propio.

Esta semana, bajo el árbol de Guernica, Ibarretxe ha soltado el bastón con el que ha ideado proyectos inverosímiles. Tras la renuncia al escaño, ha liberado sus manos. Manos que ahora podrán diseñar, sin traba constitucional alguna y si su voluntad lo requiere, imposibles figuras de papiroflexia en otros ámbitos vitales.

Chaves soltó el bastón para agarrar otro. Un bastón que tiene espinas y puede provocar mareo, pero que si se maneja con pericia podría darnos veinte años de tranquilidad territorial, que buena falta nos hace.

Puyol es un personaje que, desde la óptica del sur, siempre me fascinó. Su excelente capacidad para conjugar identidad con sentido de Estado se ha echado en falta en los siguientes años. No sé bien por dónde circula en estos días pero seguro que ha sabido sacar provecho de su cambio de status.

Rodríguez Ibarra comparte páginas de este diario y, leyéndolo, uno se hace convencido defensor del reciclaje. Cada día saca puntas más sagaces a los, cada día, más complejos lápices que dibujan la realidad.

Y, desde luego, al que veo siempre en forma intelectual es al ex presidente Rodríguez de la Borbolla. Esta semana regresó a las aulas de la Universidad de Córdoba, en las que durante la década de los setenta impartió clases, para hablar del proceso de construcción del actual Estado de las Autonomías. Un proceso que vivió intensamente. Analizó el difícil proceso por el que Andalucía consiguió entonces un status autonómico de primer rango tras la histórica votación del 28-F y las consecuencias que de ello derivaron. Un modelo autonómico más igualitario, equilibrado y solidario para todos los territorios, que aún hoy sigue marcando en gran medida el devenir de las reformas abordadas. Para Borbolla el 28 de febrero fue una de las pocas victorias políticas que el pueblo español ha logrado sobre los poderes dominantes a lo largo de su historia.

También mostró su confianza en que los actuales problemas de financiación de las comunidades autónomas se solventarán con éxito y consideró superados temas como la deuda histórica, calificando el pulso autonómico de Andalucía como "fuerte, constante y sostenido".

Pepote sigue en forma, no defrauda y es un buen ejemplo del reciclaje andaluz.

  • 1