Local

Reconquistar Híspalis

La Iniciativa Sevilla Abierta inauguró ayer su nuevo ciclo de encuentrosen La Fundición, moderado por el periodista Juan Luis Pavón, donde se plantearon posibilidades para la ciudad del futuro

el 04 feb 2014 / 09:42 h.

TAGS:

Sevilla-abierta-01¿Quién está pensando en la Sevilla de los próximo 20 años? Responder a tal pregunta no es tarea sencilla, pero ese fue el empeño de la primera sesión, celebrada ayer, del ciclo de encuentros organizado por la Iniciativa Sevilla Abierta. Para tal fin, La Fundición se llenó –hasta tener que alojar a público en las escaleras– de un heterogéneo aforo dispuesto a repensar la ciudad con ojos cosmopolitas. Porque ese y no otro es el sustrato de una organización que preconiza una Sevilla con la innovación, la ciencia, la cultura, la solidaridad, el desarrollo económico y la sostenibilidad ambiental como valores principales. Moderado por uno de los miembros fundadores de la asociación, el periodista Juan Luis Pavón, los dos primeros invitados del ciclo, José Domínguez Abascal; secretario general de Abengoa y miembro de la Real Academia Española de Ingeniería, y José María de Cárdenas, socio director de Eddea e impulsor de la iniciativa CityThinking, desplegaron sobre la mesa propuestas para convertir a Sevilla en una sociedad próspera y avanzada. El primero desde postulados rotundos pero generales, el segundo planteando hipótesis de crecimiento más concretas. Domínguez Abascal estableció el punto de partida en una afirmación tajante: «Mirarnos sólo a nosotros mismos es el mejor camino a la decadencia». Para evitar esto, «el desarrollo sostenible es fundamental, un desarrollo lejos de la especulación y un uso racional de los recursos naturales para que disfruten de ellos las próximas generaciones». Sin embargo, que Sevilla se halle a años luz de la explotación razonable de estos activos, si nos comparamos con EEUU o Corea del Sur, es debido a la educación. «Los objetivos de un país, la empresa y la universidad son los tres vértices de un triángulo clave», aseveró. sevilla-abierta-02Una constante reiterada en el debate posterior sería así el establecimiento de «un modelo educativo estable». «Se hace necesaria una educación que premie al emprendedor, al innovador y no lo que tenemos, una formación pasiva que sólo lleva a que, en España, muchos no superen ni la educación secundaria», añadió. Uno y otro contertulio certificaron que «si no se cambia el sistema educativo no perseveraremos en la generación de riqueza». Asegurada la base educacional, otro paso adelante será la creación de una industria «moderna y sostenible que nos haga más competitivos». ¿Cómo lograr esto? Domínguez Abascal cree que sería viable el «desarrollo de sectores existentes que habría que fortalecer: a saber, el de las energías renovables, el aeronáutico y el agrolimentario». Todos estos pasos, en una ciudad que tiende a la «cultura de lo fácil» no son sencillos, pero sí esenciales si no queremos ahondar «en la decadencia y en la desigualdad»: «Nuestros monumentos no nos van a traer el bienestar a casa, tenemos que hacer del mundo nuestro hogar, entender que las tradiciones nos dan raigambre pero no vivir perennemente en ellas». sevilla-abierta-03En una capital, como deslizó Pavón, en el que un tema como la bicicleta y su inmenso desarrollo se convierte en «un arma arrojadiza entre la izquierda y la derecha», hablar de grandes cambios de futuro se hace harto complejo. José María de Cárdenas, con todo, llevó aún más lejos las posibilidades en liza. «En Sevilla hay una mentalidad cortoplacista, ningún proyecto de ciudad se puede pensar en poco tiempo», planteó para comenzar. Luego aseveró que «estamos faltos de un proyecto coherente de urbe» pese a que hay «innumerables ideas sobre ella». Desde su estudio de arquitectura y urbanismo han planteado atrevidas posibilidades como inundar Tablada para convertirla en una inmensa marisma, reutilizar los 14 conventos de clausura que quedan en la ciudad, rehabilitar los suelos en desuso del Puerto y un cuarto proyecto, el más ambicioso de todos.

  • 1