Jóvenes al día

Recreaciones de espacios en 3D tan fieles como fotos reales

Ricardo Botella y Rodrigo Alonso han apostado por buscar una salida laboral en el mundo del diseño y la arquitectura mediante imágenes tridimensionales.

el 06 sep 2014 / 08:00 h.

Imagen 20140828_141046 copiarwebRicardo Botella y Rodrigo Alonso son dos jóvenes arquitectos de 28 años que se conocieron en la Escuela de Arquitectura, mientras estudiaban esta carrera técnica. Tras varias experiencias profesionales de aprendices y auxiliares en estudios de arquitectura, decidieron hacerse socios y montar su propia empresa: Render-online. «Nuestras ganas de intentar montar nuestra propia empresa nos llevaron a unirnos y hacer de esto un negocio», aseguran. Dicen que a lo largo de la carrera ambos se sintieron muy atraídos por el modelado en 3D y las nuevas tecnologías, además de las aplicaciones digitales y virtuales del mundo del diseño y la arquitectura. Este fue el primer paso para que, pasados unos años tras haber finalizado sus estudios, decidieran investigar en el mercado las posibilidades reales que planteaba el negocio que tenía en mente. Su empresa da servicio a estudios de arquitectura y empresas de construcción o inmobiliarias que quieren tener una visión casi real de cómo quedará el espacio representado una vez haya sido ejecutado. «Nos encargamos de representar la arquitectura a través de imágenes en 3D que son una proyección de aquello que se establece previamente en el plano. Interpretamos los espacios y los presentamos tal cual quedarán cuando el proyecto ya esté construido», explican. Su idea de negocio pasa por la externalización de un servicio que ya se realiza en los estudios de arquitectura, pero que según ellos, es algo que requiere de tiempo y técnica, ya que estos programas de diseño están en constante cambio, y eso hace que en muchos estudios se prefiera hacer el encargo a una empresa externa especializada en este tipo de trabajos antes que realizarlo desde el propio estudio. «Compañeros que ya trabajaban en estudios de diseño nos encargaban este tipo de trabajos, ahí fue donde nos dimos cuenta que este tipo de especialización podría suponer una idea de negocio que podría funcionar», plantean los emprendedores. Ricardo Botella y Rodrigo Alonso añaden además que internet ha supuesto para ellos una herramienta de difusión fundamental: «Podemos ofrecer nuestros servicios a cualquier estudio de todos los rincones del mundo». Aseguran que internet ha revolucionado incluso la forma de llevar a cabo su trabajo, ya que todo lo realizan, almacenan y envían a través de la red. Para llevar a cabo su proyecto, estos jóvenes arquitectos participaron en varias convocatorias de concursos a lo largo del año. «Nos presentamos a uno de la Escuela de Organización Industrial de Jóvenes Emprendedores y tuvimos una formación muy intensa de unos meses donde aprendimos muchos conceptos y realizamos nuestro plan de negocio». Fueron creciendo poco a poco, acudiendo a cursos de formación donde reforzaban la parte de la gestión y administración de su empresa. Posteriormente ganaron el Concurso del Consejo Social de la Universidad de Sevilla y así consiguieron el alojamiento en Andalucía Emprende durante un tiempo indeterminado, además de una subvención para poder empezar a constituir la empresa. A día de hoy confiesan que su negocio no está dando demasiado beneficio, aunque aseguran que tienen la convicción de que una vez que su empresa se consolide y comiencen a recibir más encargos, será rentable. «Nos acabamos de establecer como sociedad y todavía no estamos ganando para vivir de esto, llevamos menos de un año trabajando y todavía estamos trabajando dándonos a conocer y consiguiendo clientes», señalan. Destacan además que una de las ventajas de su negocio es la escasa inversión inicial para empezar a funcionar: «Con unos buenos equipos informáticos y una pequeña oficina para trabajar hemos tenido suficiente para comenzar a trabajar». Piensan que hay mucho apoyo a los emprendedores en este momento, y destacan nuestra comunidad como una de las más comprometidas con la formación a los jóvenes que quieren montar su propio negocio: «No hay apoyo económico suficiente, pero sí que se ofrece mucha formación y herramientas como las incubadoras de empresas». «Emprender es una actitud y debe ir más allá de querer ser tu propio jefe». Así lo definen estos jóvenes: «Emprender es esforzarse por conseguir tu propio proyecto y trabajar por lo que te gusta y apasiona, hay que dejar a un lado las dudas ya que para emprender tienes que estar muy seguro y convencido del sacrificio y la preparación que se necesitan», dicen convencidos. Sus planes de futuro en lo laboral pasan por el crecimiento de su empresa y la propia superación profesional: «Queremos desarrollarnos más a nivel tecnológico, aprender nuevas técnicas que hagan mejorar nuestro trabajo y de este modo, poder meternos de lleno en el mercado siendo reconocidos por la calidad de nuestro trabajo», concluyen.

  • 1