Cultura

Recuerdo de Montesinos en clave flamenca

El mundo del flamenco le debía un homenaje a Rafael Montesinos, y ya hay fecha para saldar esa cuenta: Paraíso perdido, un espectáculo de José Luis Ortiz Nuevo que reavivará la memoria del poeta sevillano en clave flamenca, se estrenará el sábado en el Teatro de la Maestranza.

el 15 sep 2009 / 23:31 h.

El mundo del flamenco le debía un homenaje a Rafael Montesinos, y ya hay fecha para saldar esa cuenta: Paraíso perdido, un espectáculo de José Luis Ortiz Nuevo que reavivará la memoria del poeta sevillano en clave flamenca, se estrenará el sábado (20.30 horas) en el Teatro de la Maestranza con destacadas figuras del cante, el baile y el toque.

Con dirección escénica de Juan Dolores Caballero, Paraíso perdido contará con un elenco de primera fila, en el que destacan Esperanza Fernández, Jesús Méndez y Diego Amador al cante -éste último, como es lógico, también al piano-, el baile de Isabel Bayón, las guitarras de Alfredo Lagos y Miguel Ángel Cortés y la percusión de Diego Amador hijo.

En palabras de Ortiz Nuevo, el montaje se sustenta sobre la poesía de Montesinos (1920-2005), "quien utilizó en su obra, de manera preponderante, la fórmula de la soleá". Ello ha dado pie a un concierto "basado en los cantes clásicos, que abarca el arco completo de la pena a la alegría. Las seguiriyas son el cante de tristeza, las sevillanas traen la memoria infantil, los tangos reflejan la vocación americanista del autor, los cantes de levante ponen un matiz dramático... Todo es un puzle, un mosaico que cuenta el camino de un poeta culto y sabio hacia la muerte", explicó.

Según Juan Dolores Caballero, Montesinos "tenía muchas ganas de que su poesía se cantara, y ésta es la primera vez que se hace", comentó. "La puesta en escena es fácil, el cante por sí solo fluye, aunque también hemos añadido recursos escénicos y audiovisuales para recrear la Sevilla nocturna o la Semana Santa con su olor a incienso", explicó.

La 'amargura'. No será lo de los aromas procesionales una anécdota en el repertorio, pues el propio Diego Amador reconocía ayer en rueda de prensa, con cierta aprensión, que "tengo que tocar la Amargura [obra de Manuel Font de Anta], y aunque no soy muy capillita, lo voy a hacer con mucho cariño y un poco a mi forma. También es la primera vez que me llaman de cantaor, y estoy encantado", agregó.

El multiinstrumentista de la saga de los Amador admitió asimismo que no conocía la poesía del autor de Los años irreparables, País de la esperanza o De la niebla y sus nombres, para él este proyecto ha supuesto también un descubrimiento, "pues siempre estamos cantando a Lorca y otros nombres recurrentes, y a mí me gusta tocar cosas nuevas".

Por su parte, la cantaora Esperanza Fernández celebra volver a las tablas del coliseo sevillano "con un espectáculo que ha quedado precioso, de planteamiento sencillo pero donde hemos coincidido artistas que nos admiramos mucho". Finalmente, Ortiz Nuevo aseveró que "no queremos que Paraíso perdido se quede aquí, estamos dispuestos a girar. El trabajo lo merece".

  • 1