Local

Recuerdos de Mondragón

Recuerdo muy bien Mondragón, lo que me gustó cuando la visité, hace ya algún tiempo. Conocí su grupo cooperativo, el mayor del mundo, un orgullo para España. Sus fábricas impresionan por sus dimensiones y su tecnología. Su paisaje encantaba, a pesar de los edificios industriales.

el 15 sep 2009 / 01:18 h.

Recuerdo muy bien Mondragón, lo que me gustó cuando la visité, hace ya algún tiempo. Conocí su grupo cooperativo, el mayor del mundo, un orgullo para España. Sus fábricas impresionan por sus dimensiones y su tecnología. Su paisaje encantaba, a pesar de los edificios industriales. Robots entre colinas verdes, caseríos y laboratorios. Para mí Mondragón siempre significó esto, progreso, estar en la vanguardia; y hacerlo, además, desde la cooperación, desde la economía social que se basa en la solidaridad y el compañerismo, cosas en las que creo. En una tierra tan cooperativa como la nuestra, era un buen modelo; porque cooperativismo puede significar una ventaja competitiva, lo que nos lleve a la riqueza y el progreso.

Hoy recordamos Mondragón por la otra cara del País Vasco, la del terrorismo, que aunque no sea la principal está ahí. Otro lugar marcado por ETA en un mapa en el que estas cruces son un mar. Demasiadas muertes. Me dijeron que era un lugar muy duro, muy abertzale. Qué valor, el de ser concejal socialista, como lo era la víctima. Qué cobardes, los asesinos, matando en su feudo, y sin escoltas. Han querido interferir en las elecciones, y ni siquiera van a poder hacer eso. Mañana las elecciones certificarán una vez más su derrota. Sólo quedará el dolor y la rabia por la muerte de un hombre valiente, de un hombre libre.

Catedrático de Derecho del Trabajo. miguelrpr@ono.com

  • 1