Local

Recuperar el abucheo

Lo más sorprendente del Festival de Eurovisión no ha sido que la mayoría de los países se lo hayan tomado a guasa (...), ni que la audiencia se haya polarizado de forma histórica...

el 15 sep 2009 / 05:23 h.

Lo más sorprendente del Festival de Eurovisión no ha sido que la mayoría de los países se lo hayan tomado a guasa (no quedaba otra opción sensata, experimentadas ya hasta el hartazgo todas las demás modalidades de fracaso), ni que la audiencia se haya polarizado de forma histórica para presenciar la gloriosa derrota de España en una especie de alucinación colectiva. Lo raro, lo hermoso y lo inesperado es que el público haya recuperado el noble arte del abucheo, del que no se veían ejemplares desde hacía ochenta años, dándose por segura su extinción. En ausencia del abucheo se han erigido las estatuas más espantosas, se han aceptado los discursos más estrafalarios, se ha condenado a la inanidad al arte y a la política, se ha pervertido el orden de todas las cosas, se ha permitido la mediocridad y la burla en todas las categorías de la creación. La capacidad de protestar regresa a quienes la perdieron. Así que la música no ha muerto en vano. Menos mal.

  • 1