domingo, 16 diciembre 2018
17:23
, última actualización
Local

¿Recuperará ahora la SE-40 su trazado inicial?

El Partido Popular durante la campaña electoral prometió que retomaría el proyecto original de esta infraestructura, ahora mantiene su discurso salvo problemas irresolubles.

el 01 ene 2012 / 20:58 h.

TAGS:

¿Cuál será el diseño definitivo de la SE-40 tras al tijeretazo en el Ministerio de Fomento para inversiones? Esta es una de las preguntas que está en la mente de muchos sevillanos tras llegar al Gobierno central el Partido Popular (PP).

Y es que la gran ronda de circunvalación del área metropolitana de Sevilla -unos 1.500.000 habitantes-, con 77 kilómetros de recorrido proyectados, de los que tan sólo están abiertos al tráfico 10, el tramo que enlaza la A-4, en el término municipal de La Rinconada, con la A-92, a la altura de Alcalá de Guadaíra, fue utilizada por el PP en la pasada campaña electoral a las Generales para atacar al Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero. Su ministro de Fomento, José Blanco, el año pasado en Los Diálogos de El Correo lanzó la bomba: el proyecto de los túneles para salvar el río Guadalquivir entre Dos Hermanas y Coria del Río se modificaría. Pasarían a tener dos carriles en cada sentido en vez de los tres que se habían anunciado cuando se presentó esta gran obra de ingeniería. El argumento esgrimido no era otro que el de ahorrar dinero.

Para el PP la excusa no era suficiente porque el precio final solo se reduciría en poco más de 100 millones de euros -59,2 en el túnel sur y 53,9 en el norte-, un recorte en el coste de un 22%, que se elevaba a 505 millones -269 en el túnel sur y 236 en el túnel norte-. Por ello, su cabeza de lista por Sevilla y actual ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, durante la campaña criticó que los socialistas apostasen por ahorrar en obras civiles "cuando son importantes para activar la economía" en época de crisis.

Es más, se comprometió a restablecer el trazado original de esta vía, es decir, los túneles recuperarían los tres carriles en cada sentido. Para ello prometió que tras la constitución del nuevo Gobierno presentaría una iniciativa al Congreso para no modificar los túneles de la SE-40.Ahora, con el poder en su mano, según el portavoz de Infraestructuras del Grupo Popular en el Parlamento andaluz, Jaime Raynaud, la promesa sigue en pie, aunque se ha añadido el matiz de si es posible. El problema, explica Raynaud, está en si el Gobierno de Zapatero ya ha realizado el replanteo del proyecto. De no haberse avanzado en el modificado de la obra, los túneles se ejecutarán tal y como se habían licitado en 2008 y adjudicado en 2009. Es más, el alcalde de Sevilla, el popular Juan Ignacio Zoido, en una comparecencia junto a Montoro, anunció que su partido ejecutaría esta vía en el "menor tiempo posible", por ser una obra "prioritaria" para Sevilla y para Andalucía.

Sin embargo, su compañero de formación, el presidente del PP de Sevilla y alcalde de Tomares, José Luis Sanz, también durante la campaña, apostó por dedicar esfuerzos presupuestarios a "menos tramos" de la SE-40, aunque eso suponga que se disparen los plazos. Dijo: "Es preferible que la obra tarde un poco más, pero que se haga bien".

El argumento del PP en todo momento ha sido el de hacer una ronda de circunvalación segura, por ello su empeño en mantener el proyecto inicial de los túneles, ya que, según Raynaud, su recorte "produciría un cuello de botella peligroso e inadmisible en una infraestructura del siglo XXI y en un tramo complicado, teniendo en cuenta que sería de los de mayor intensidad de tráfico, al unir la zona sur del área metropolitana con el Aljarafe, ser la futura desviación del tráfico procedente y con destino de y hasta Cádiz y Huelva, la comunicación regional de acceso al sur de Portugal, el paso del Guadalquivir y la entrada y salida del puerto de Sevilla y de su zona logística".

Además, en opinión de Raynaud, si esta infraestructura se quisiese ampliar en un futuro sería imposible por ser una obra subterránea.

Financiación. El problema al que tendrá que hacer frente ahora el PP para cumplir su promesa es la financiación de un proyecto presupuestado inicialmente en 1.400 millones de euros y que, tal y como recuerdan los populares, los primeros pasos se dieron con el Gobierno de José María Aznar.

Y es que en estos años se ha avanzado, pero a un ritmo excesivamente lento. Los plazos se están incumpliendo de forma sistemática. Sólo se ha abierto al tráfico uno de sus 12 tramos y con un año de retraso con respecto a la fecha se que marcó el 3 de mayo de 2007 cuando se inició la obra. El otro tramo que está a punto de inaugurarse, si todo se ciñe al guión, es la conexión entre la A-92 y la autovía de Utrera (A-376). Su apertura está fijada para el primer trimestre de este año.

El resto de las fases llevan un ritmo desigual, entre las que el PP priorizará las que enlacen Espartinas con Dos Hermanas, para proseguir por las que unan Espartinas con La Algaba.

  • 1