Local

Reflexiones desde mi toalla (y IV)

Es el fin y aún no he decidido qué voy a coleccionar a la vuelta, ni me explico por qué la paleta playera no es ya deporte olímpico. Así que me dispongo a terminar mi investigación estival. La muestra es muy relevante, estoy feliz, la playa en un gran laboratorio: un director de medios, un artista pro canon, un dirigente sindical estatal, un ufólogo, un promotor, un GEO...

el 15 sep 2009 / 10:40 h.

Es el fin y aún no he decidido qué voy a coleccionar a la vuelta, ni me explico por qué la paleta playera no es ya deporte olímpico. Así que me dispongo a terminar mi investigación estival. La muestra es muy relevante, estoy feliz, la playa en un gran laboratorio: un director de medios, un artista pro canon, un dirigente sindical estatal, un ufólogo, un promotor, un GEO, gentes del común y Emilio Soto, líder disidente bético.

Todos mulas, es decir, torpean por arenas y cuestas, de vuelta diaria a sus quelis cargados de butacas, sombrilla, nevera, toallas- pesan más mojadas- y diversa impedimenta; por contra, sus parejas engrosan, engatusadas, la clientela de la quincalla playera de ropa flojita. Por la mañana, ellos compran el periódico y el pan.

Sé que falta una parte importante de la observación, la doméstica, pero no hay facilidades. El sindicalista:"yo friego y quito la mesa"; director: "hago las camas y tiendo"; otro: "aso las sardinas". Estas expresiones se banalizan por sus contrapartes con afirmaciones del tipo "ensucian mucho". Hay cambio, sin embargo; el promotor: "nos traemos a la peruana que lo hace todo"-confusión del discurso de género con el de clase-, el GEO: "vamos al chiringuito y por la noche un sopistan, así no hay lío".

Excepción: las parejas homo comparten más aunque sólo uno se encarga del perrito chico. Conclusión: la división playera del trabajo resiste incluso a la Aído. Parece que hay, no obstante, una resignada asunción de roles, con breves e intensos reproches. Otra cosa es la tele: de los dos, el del bigote, los Juegos Olímpicos, la del mando, no. Aquí si que hay guerra de sexos.

Licenciado en Derecho y Antropología

aroca.javier@gmail.com

  • 1