martes, 19 febrero 2019
19:26
, última actualización
Local

Regálame una estrellita

Las Carmelitas de Utrera ‘venden’ los adornos del templo para su restauración

el 16 may 2010 / 19:27 h.

TAGS:

Dos de las monjas junto a algunos de los que tienen su estrella.

Tener un trocito del precioso artesonado que corona la iglesia conventual de la Purísima Concepción es ahora posible. Al menos, de forma simbólica. Ésta es la última de las propuestas de la orden de las Madres Carmelitas, que ya ha vendido más de un centenar de las 622 estrellas que componen la citada pieza de madera.


La original iniciativa busca recaudar fondos para acometer la restauración del artesonado, que presenta problemas que obligaron en junio a cerrar la iglesia por riesgo de desprendimiento. Para lograrlo, han enumerado todas las estrellas que componen el elemento que deberá ser intervenido, con la intención de venderlas simbólicamente al precio de 30 euros cada una. También existen dos piñas de mocárabes y dos tarjas con el escudo de la Orden del Carmelo y la Cruz de San Juan, que han salido a la venta a 300 euros cada uno. La misma cuantía pretenden recaudar con las ocho pechinas sobre las que se sustentan los dos artesonados.


Por ahora, la propuesta está funcionando, a tenor del número de estrellas que ya tienen propietario. Más de un centenar de personas y familias han adquirido la suya, obteniendo a cambio un diploma acreditativo, que recoge la colaboración, y tiene el sello de la orden y la firma de la priora, Sor María del Carmen.


Para que no quede solamente indicada la estrella a través de un número, los propietarios podrán saber en qué lugar del techo está, a través de un plano elaborado por Ángel Luis Candela, arquitecto y profesor titular de Construcciones Arquitectónicas de la Universidad de Sevilla, quien se ha encargado de redactar el proyecto. Para que quede constancia de forma permanente, cuando se acometa la rehabilitación de la iglesia, un documento recogerá los nombres de los participantes, junto al del equipo de dirección y los colaboradores y, en una cápsula del tiempo, quedará dentro del artesonado para la posteridad.


Las personas que lo deseen tienen la oportunidad de colaborar con el proyecto de restauración de este templo, datado en el siglo XVI, y declarado Bien de Interés Cultural (BIC). Hacerlo es posible acudiendo al convento, en la calle Ponce de León y, además de comprar los tradicionales dulces a través del torno, se puede poner una estrella a su nombre, de 9.00 a 13.00 y de 16.00 a 18.00 horas.


Como cuenta Sor Felicita, una de las monjas keniatas que tiene la orden, la iglesia es "patrimonio de Utrera por lo que, si no echamos una mano, quién lo va a hacer". En palabras de la religiosa, "lo que estamos pidiendo es algo que no supone mucho, es un granito de arena".

  • 1