martes, 11 diciembre 2018
00:07
, última actualización
Deportes

Regreso al lugar del crimen

El Sevilla vuelve a Mestalla, donde claman venganza en un duelo con sabor a Champions

el 25 ene 2015 / 12:08 h.

Mestalla le abre las puertas al Sevilla 269 días después de uno de los finales de partido más traumáticos que se recuerdan por Valencia. Y lo hace bajo una conjura, entonando sones de venganza por lo ocurrido en la célebre semifinal de la pasada Europa League, decidida en el minuto 94 del partido de vuelta por un cabezazo para la historia de Stephane Mbia. La película ya se la saben: 2-0 en Nervión con un arbitraje polémico y un ambiente infernal –y muy desagradable para los hinchas sevillistas– en la vuelta, con 3-0 en el marcador... hasta la última jugada del partido, en la que un saque de banda de Coke acabó, previo toque de Fazio, en el gol más celebrado por el sevillismo en los últimos años. El entrenador del Sevilla, Unai Emery. / Manuel Gómez. El entrenador del Sevilla, Unai Emery. / Manuel Gómez. Hoy la historia es diferente, pero aquel testarazo del número 40 de los de rojo sigue presente en la mente de todos, sobre todo en un conjunto che que clama vendetta. Sevilla y Valencia se juegan mucho esta noche. Los dos son los principales candidatos para ocupar la cuarta plaza final de la Liga y pelearle la tercera al Atlético si a éste le da por bajar el pistón. El 1-1 del Sánchez-Pizjuán dejó mal sabor de boca en el Sevilla, que se veía ganador con 1-0 y un jugador más. Ahora está en juego, pues, el goalaverage particular entre ambas escuadras, quizás decisivo en esta encarnizada lucha por regresar a la Champions. Es una durísima prueba para este Sevilla que suele ser engullido en los estadios conjurados para derrotarle, que se presenta en Mestalla sin Reyes –su líder en las últimas semanas– y que llega al partido tras ser abofeteado en Barcelona por el Espanyol. La ausencia del utrerarano implica dos cosas. Primero, que el Sevilla necesita más que nunca al mejor Banega, ese que todavía no ha aparecido y que regresa donde mejores actuaciones firmó –también a un Denis encendido–. Y segundo, que Deulofeu tiene más abiertas que nunca las puertas del equipo titular. El catalán ha protagonizado grandes actuaciones últimamente y hoy es un día perfecto para que demuestre la madurez que le pide Unai para liderar al Sevilla en un ambiente hostil. Por lo demás, Emery dejará los experimentos para mejor ocasión, tras el fracaso de sus rotaciones en la Copa. Las únicas dudas radican en la izquierda, donde Vitolo –que sigue sin arrancar– se disputa el puesto con Denis Suárez, que podría actuar escorado a la banda en busca de mayor fluidez del juego, y en el lateral diestro, que se lo disputan hasta tres jugadores: Diogo, Coke y Aleix Vidal. Nuno, por su parte, tiene las bajas por lesión de Barragán y Piatti, y la de Feghouli por estar éste en la Copa de África, aunque recupera a Otamendi, jefe de la defensa y pieza fundamental. Todo hace indicar que Negredo y Rodrigo formarán la pareja de delanteros para desarbolar al Sevilla, que hoy no podrá repetir el partidito del pasado 1 de mayo. Hoy no estará el número 40...

  • 1