Local

Reinicio en Isla Mágica

El cierre en falso del concurso para conseguir hacerse con el parque Isla Mágica, que quedó desierto ayer al no presentarse ninguna oferta, obligará a abrir un nuevo concurso en unos seis meses.

el 15 sep 2009 / 06:03 h.

TAGS:

El cierre en falso del concurso para conseguir hacerse con el parque Isla Mágica, que quedó desierto ayer al no presentarse ninguna oferta, obligará a abrir un nuevo concurso en unos seis meses. Martín Casillas, principal interesado, se echó atrás porque las restricciones impuestas por Urbanismo le hicieron dudar de su rentabilidad.

La ausencia de ofertas obligará a declarar desierto el concurso, y a reiniciar un proceso en el que los sindicatos piden que se impongan condiciones "menos agresivas" a quienes quieran pujar por el recinto, ya que Martín Casillas (en colaboración con Inverco Iberia) no aceptó las condiciones impuestas por Urbanismo al no lograr un compromiso escrito del Ayuntamiento de Sevilla sobre el proyecto de explotación presentado.

El concejal de Urbanismo, Emilio Carrillo, ha aclarado que aunque se permitían un hotel y zonas comerciales, el proyecto de 250 millones de euros con el que Martín Casillas-Inverco quería llevarlo a cabo, sobrepasaba los límites, al pretender una explotación comercial mayor de la autorizada y profundas modificaciones en el acceso al recinto y en otros aspectos que al final han frustrado el acuerdo.

La sección sindical de UGT en Isla Mágica pidió ayer que sea Cajasol, con una participación del 70% en el parque, la que acuda al concurso abierto por la Junta de Andalucía, pero con un proyecto de futuro "y no como hasta ahora, salvando los muebles y casi por obligación". Los sindicatos creen que si no se concreta una solución inmediata podría verse en el horizonte la "liquidación y cierre" de la empresa, que genera entre 400 y 600 empleos directos y unos 200 indirectos.

El concurso se convocó en marzo tras un acuerdo entre la Junta, propietaria de los suelos junto a Agesa, y los principales accionistas del parque (Cajasol con el 70% y Unicaja con el 12%, que quieren despresnderse de esas participaciones).

La empresa que gane la puja tendrá que pactar con los actuales dueños para pagarles inversiones ya realizadas, los activos que no han sido aún amortizados y la marca (casi 30 millones de euros). También deberá liquidar las deudas pendientes, que alcanzan casi los diez millones de euros, y pagar un alquiler que se fija en 330.930 euros los cinco primeros años, 544.585 euros los dos siguientes y en 1,3 millones a partir del octavo ejercicio.

  • 1