miércoles, 20 febrero 2019
23:03
, última actualización

Remedios tradicionales de Arahal contra los efectos de la insolación

Darse baños de agua fría, beber mucho líquido y no exponerse al sol en las horas centrales del día son las recomendaciones que normalmente se ofrecen para evitar los golpes de calor. Pero en Arahal, cuando no habían aparecido los aires acondicionados, echaban mano de un curioso remedio casero que eliminaba cualquier rastro de insolación y del que todavía hablan los vecinos.

el 06 jul 2010 / 17:07 h.

Cuando la Campiña se encuentra en alerta roja por el calor -y estará así hasta mañana por lo menos- hay recomendaciones de las autoridades para evitar los golpes de calor, si bien siempre hay alguien que por despiste o por necesidad los sufre. En Arahal antaño usaban un método con el cual "sacaban el sol de la cabeza" tras una intensa exposición.


Antonio Gómez cuenta que cuando era pequeño y llegaba a su casa después de jugar con los amigos y los síntomas propios de una insolación, su madre, Francisca González, echaba mano del mismo. "Cuando el reloj marca el mediodía, y buscando la claridad del sol, hay que poner un vaso sobre un paño, boca abajo y lleno de agua, en la cabeza durante 10 minutos", según explica. Hay que hacerlo durante tres días y si los síntomas persisten hay que repetir durante otros tres más.

Con ello, el mareo y dolor de cabeza propio del agotamiento por el calor van remitiendo. Y el calor se va para el vaso, según cuentan. En este pueblo, donde antiguamente la mayoría de la población se dedicaba a las labores agrícolas de sol a sol, éste era un recurso al que echar mano para evitar caer enfermo por las altas temperaturas. En la era de las nuevas tecnologías y con la llegada de los aires acondicionado, este remedio casero quedó olvidado. Pero todavía hay quien, bajo un sol de justicia, piensa en ese vaso de agua, que como mano de santo, aliviaba la insolación.

  • 1