Economía

Renault alerta de que la logística es la mayor debilidad para Sevilla

Jean Pierre Laurent avisa de que podría perjudicarle como proveedor de Tánger

el 20 oct 2009 / 21:34 h.

El consejero Martín Soler, junto a Jean Pierre Laurent, presidente de Renault España, ayer.

Dos semanas después de que Renault sellara un plan industrial y laboral que supone un respiro para las plantas españolas del grupo, sobre todo para la de Valladolid, que ha esquivado un cierre anunciado, el presidente de la firma del rombo en España, Jean Pierre Laurent, despejó ayer cualquier sombra de duda sobre el futuro de la factoría de cajas de cambios de San Jerónimo, a la que no le faltará carga de trabajo. Y es que, a partir de 2013, las fabricará para el nuevo vehículo adjudicado a Valladolid.

Laurent precisó que la estabilidad está garantizada aunque no hay nuevos proyectos de inversión previstos a medio plazo, ya que la vida útil de una caja de velocidades se prolonga durante dos o tres décadas, frente a los seis o siete años de las carrocerías. Y la última gran inversión realizada en Sevilla, que correspondió a la caja de seis velocidades TL4, se desembolsó hace cuatro años, recordó. Además, no sólo produce para Renault sino también para Nissan y Dacia.

La oportunidad, explicó el presidente de Renault España, que asistió invitado al Punto de Encuentro Empresarial organizado por la Fundación Antares Foro y patrocinado por Cajasol, estará para San Jerónimo en "conseguir nuevos mercados y ser capaz de vender cajas en países como India o Rusia".

La clave, reflexionó, pasa por que la planta sepa adaptarse a la demanda -subiendo y bajando la cadencia de producción-, esto es, sea "flexible" y, una cuestión no menos importante, competitiva, ya que no hay que olvidar que "la competencia para Sevilla no es una planta de otra marca, sino otra factoría del mismo grupo que puede hacer lo mismo que ella pero más barato", aseveró. No obstante, consideró que el pacto social alcanzado con los sindicatos para los próximos cuatro años asegura esos aspectos en las factorías españolas.

Sin embargo, sí incidió -como hizo meses antes en el mismo foro su predecesor, Juan Antonio Fernández de Sevilla- en que el mayor riesgo que afronta San Jerónimo proviene de los elevados costes logísticos que el fabricante soporta para el traslado de sus cajas de cambios. Cuestión que sí puede afectar a otro de los proyectos de futuro para la planta, como es suministrar a los vehículos que se fabricarán en la factoría que Renault ya levanta en Tánger (Marruecos), y que Laurent cifró en 400.000 unidades para un horizonte de entre seis y diez años. Aunque aún no está cerrado el reparto, Sevilla podría producir la mitad de todas las cajas de velocidades que necesita esa planta, que entrará en funcionamiento en 2011.

"O Sevilla se sube al tren o se pierde el futuro", espetó Laurent, que criticó que no exista una línea marítima directa que enlace Algeciras con el que será el mayor puerto del Norte de África. Ahora, el traslado de mercancías tendría que llegar a Canarias y hacer parada en Casablanca.

Además, reclamó a la Administración que prorrogue el Plan 2000E, por el que el Gobierno central subvenciona la compra de un coche con 500 euros, idéntica cantidad que aportan las comunidades más otros 1.000 euros de los fabricantes.

Opinó que el mercado se ha reactivado gracias a ese plan, por lo que pronosticó una caída de las ventas del 20% en enero en caso de que no se prorroguen y un alza del 10% si se mantienen. Aun así, se mostró "convencido de que el Gobierno no tendrá más remedio que decir que sí".

  • 1