Economía

Renault descarta que le robaran secretos críticos

La información revelada por espías no era tecnológica

el 08 ene 2011 / 20:43 h.

En la imagen, uno de los coches eléctricos de Renault.

El grupo automovilístico galo Renault anunció ayer que un colectivo internacional de "intereses económicos, tecnológicos y estratégicos" está detrás del caso de espionaje industrial contra la compañía del rombo, que, sin embargo, aseguró que el daño no es tan grande como se creía en un principio, ya que no se ha visto comprometida información tecnológica esencial.

La empresa francesa confirmó la "suspensión de empleo y sueldo" desde el pasado lunes de tres trabajadores de alto nivel por sospechas de que habrían revelado secretos, al parecer relacionados con el desarrollo de los vehículos eléctricos.

"Renault ha sido víctima de una red internacional organizada", dijo el director general delegado de la compañía, Patrick Pelata, quien indicó que la decisión de suspender a esos trabajadores se adoptó tras investigaciones internas realizadas a raíz, explicó, de una alerta declarada a finales del pasado mes de agosto tras detectar comportamientos en contra del "procedimiento ético" de la firma.

"Tras unas pocas semanas, llegamos a la conclusión de que nos estábamos enfrentando a una organización de intereses económicos, estratégicos y colectivos", indicó Pelata en una entrevista al diario galo Le Monde.

Pelata, que se negó a revelar la identidad de los trabajadores, aseguró, sin embargo, que no se ha sustraído información tecnológica esencial, si bien reconoció que algunos datos relativos al desarrollo del coche eléctrico pueden haber sido robados por los espías.

"Creemos que podría haberse filtrado información relativa a la arquitectura de nuestros vehículos, los costes del proyecto y el modelo económico del programa. Es serio, pero menos que si los datos robados fueran tecnológicos", explicó.

Si bien el directivo indicó que la compañía desbarató a tiempo la operación, también reconoció que "Renault es un grupo globalizado y, por lo tanto, se encuentra muy expuesto". "Está claro", indicó, "que la tecnología que desarrollamos genera todo tipo de codicia, en especial cuando nos hemos posicionado como pioneros en el campo de los vehículos eléctricos". Este caso de espionaje apunta a "intereses chinos", ratificaba ayer Wall Street Journal.

  • 1