lunes, 18 marzo 2019
22:14
, última actualización
Economía

Renault evita más paros en Sevilla al bajar la producción

La factoría sevillana de Renault en el barrio de San Jerónimo volvió ayer a reducir su ritmo de producción de cajas de cambios para no tener que recurrir a nuevos paros forzosos. Así, la familia J se mantendrá a un tercio de su capacidad, mientras que la TL4 permanecerá al 75%.

el 15 sep 2009 / 18:30 h.

La factoría sevillana de Renault en el barrio de San Jerónimo volvió ayer a reducir su ritmo de producción de cajas de cambios para no tener que recurrir a nuevos paros forzosos. Así, la familia J se mantendrá a un tercio de su capacidad, mientras que la TL4 permanecerá al 75%.

El actual contexto de desplome de las ventas de automóviles, con un descenso medio del 40%, ha llevado al grupo automovilístico francés -al igual que la mayoría de fabricantes- a tomar en las últimas semanas la decisión de bajar su volumen de producción y a intentar dar salida al stock acumulado. Hay que ajustar, por tanto, la mano de obra al nuevo ritmo de trabajo impuesto, lo que se traduce en recorte de turnos y obliga a hacer uso de las medidas de flexibilización pactadas en el convenio para huir de otras como el Expediente de Regulación de Empleo.

Así, la planta sevillana, donde se fabrican cajas de cambios -de las que el 80% se dirige a la exportación con destino a otros centros del grupo-, rebajó ayer un poco más su volumen productor, de manera que fabricarán 1.200 unidades de la familia de cajas J (el modelo más antiguo) cuando su capacidad alcanza las 3.350. O lo que es lo mismo, se reduce a un tercio. En la caja de seis velocidades, la TL4, trabajarán dos turnos y medio, al 75% de la línea de producción, según explica Manuel Franco, secretario del comité de empresa.

La planta produce 6.700 cajas de cambio semanales, frente a 12.000, lo que implica que está algo por encima de la mitad de su capacidad.

Dentro de lo incierto que se presenta el futuro en el sector de la automoción, en el que se han disparado los ERE y los paros productivos, Franco lanza un mensaje optimista para Sevilla. Las previsiones apuntan a que la compañía cerrará con un ligero aumento del 2,5% en sus beneficios.

  • 1