Economía

Renault retoma la actividad en San Jerónimo tras casi un mes

Los cerca de 1.200 trabajadores de la factoría sevillana de Renault, ubicada en el barrio de San Jerónimo, volverán al trabajo después de 27 días en los que la compañía automovilística tuvo paralizada la producción

el 15 sep 2009 / 20:48 h.

Los cerca de 1.200 trabajadores de la factoría sevillana de Renault, ubicada en el barrio de San Jerónimo, volverán al trabajo después de 27 días en los que la compañía automovilística tuvo paralizada la producción ante la bajada de la demanda del mercado automovilístico.

Según indicaron a Europa Press fuentes sindicales, la paralización comenzó el 11 de diciembre y se prolongará hasta mañana, período en el que "hemos cobrado el cien por cien de nuestro sueldo, no hemos sufrido ninguna merma" y en el que la empresa no ha renovado los contratos eventuales que iban cumpliendo.

Tras este paro, los trabajadores temen que en el primer trimestre de este año se produzca algún paro más en la actividad de la factoría. No obstante, mantendrá contactos con la empresa "para ver las previsiones de empleo y de producción que tienen para 2009".

Recordaron que antes de la paralización de la producción mantuvieron contactos tanto con la Delegación de Innovación, Ciencia y Empresa de la Junta, como con el delegado de Economía y Empleo del Ayuntamiento de Sevilla, Jon Ander Sánchez, y con los viceconsejeros de Empleo e Innovación. Los trabajadores han pedido a las administraciones públicas que "estén vigilantes para que las subvenciones que se concedan a la factoría de Sevilla se queden realmente aquí".

Asimismo, arrancaron el compromiso de Jon Ander Sánchez de que el Consistorio iba a mantener contactos con la empresa y a efectuar un seguimiento del plan de empleo.

Los trabajadores además están pendientes de cerrar una reunión con el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín "quien ha mostrado su total disposición a hablar con nosotros para que le expliquemos el problema".

Explicaron que han entregado a la Junta su informe negativo sobre el expediente de regulación de empleo suspensivo de 30 días, después de que en la última reunión del comité intercentros con la empresa no hubiera acuerdo. Recordaron que será la autoridad laboral a nivel estatal la que autorice y dé el visto bueno o no al ERE, ya que "la opinión de la Junta de la Junta de Andalucía no es vinculante".

Recordaron que en la factoría de Renault Sevilla "hace nueve meses o diez meses hacíamos 3.500 cajas diarias de cajas de cambio JB/JH, cuando funcionábamos al cien por cien y ahora hemos bajado a casi 1.400 cajas", mientras que en el modelo de caja de cambios TL-4 "las instalaciones están preparados para fabricar entre 2.100 y 2.200 cajas diarias, pero últimamente sólo se hacen 1.650 al día".

Esta paralización de la actividad ha respondido a los habituales días de vacaciones de los trabajadores atribuidos a la época navideña, además de nueve días laborables, desde el 12 al 23 de diciembre, que correrán a cargo de la 'bolsa de horas' que se aplicará en todos los talleres.

Dicha 'bolsa' constituye un instrumento recogido en el convenio colectivo y firmado por la empresa y los trabajadores y que regula el número de horas que realizan los empleados. Así, en época de mayor demanda se acumulan dichas horas para ser usadas en forma de días de descanso en periodos de menor producción, como el actual.

Renault planteó a principios de diciembre un ERE suspensivo de 30 días para la planta de Sevilla durante el primer semestre de 2009. Además, en el último encuentro del comité intercentros se trató la ampliación de 25 hasta 37 días de la 'bolsa de horas' hasta el fin de 2009.

La dirección de Renault-España planteó un ERE suspensivo de 30 días para la planta de Sevilla, al igual que para el resto de plantas, excepto la de Carrocerías-Montaje, que ascendería a 60 días. Esta medida se aplicaría durante el primer semestre de 2009.

Según explicaron a Europa Press fuentes de la compañía francesa de la marca del rombo, la decisión de pedir distintos días de ERE para cada una de las fábricas españolas se debe a las diferencias existentes en cada una de las plantas que, según recordaron desde Renault, tampoco cuentan con las mismas medidas de flexibilidad.

Las razones de adoptar esta medida se deben a la "progresiva" y "fuerte caída" de los mercados europeos, principal destino de los productos de Renault-España, que hacen prever unas "condiciones poco favorables" para que el mercado se recupere en 2009.

  • 1