sábado, 16 marzo 2019
09:32
, última actualización
Economía

Renault vincula su continuidad en España a ayudas del Gobierno

El director general y vicepresidente ejecutivo de Producto, Planificación Estratégica y Programas de Renault, Patrick Pélata, declaró que el futuro a medio plazo de la planta de montaje de Valladolid está ligado a la adjudicación de un nuevo vehículo eléctrico y a la concesión de ayudas por parte del Gobierno español.

el 15 sep 2009 / 22:33 h.

El director general y vicepresidente ejecutivo de Producto, Planificación Estratégica y Programas de Renault, Patrick Pélata, declaró el jueves, durante la presentación en París los resultados económicos de 2008 del grupo automovilístico francés, que el futuro a medio plazo de la planta de montaje de Valladolid está ligado a la adjudicación de un nuevo vehículo eléctrico y a la concesión de ayudas por parte del Gobierno español, en la misma línea de los 3.000 millones concedidos por Francia con la condición de que no se produzcan recortes de plantilla dentro del país galo.

Pélata señaló que en la actualidad la empresa está manteniendo reuniones con el Gobierno de España y con el de Castilla y León sobre las instalaciones productivas de Valladolid y Palencia, tanto en lo que se refiere a temas sociales como industriales. El directivo de la firma gala declaró que por el momento el futuro de la factoría española está asegurado hasta finales de 2011, que es cuando está previsto que se deje de fabricar el actual Modus. No obstante, resaltó que desde su empresa están trabajando para intentar alargar la fabricación de este coche hasta 2012 ó 2013.

Pélata indicó que en la actualidad no ha adjudicado ningún modelo para esta factoría de montaje, aunque explicó que para aumentar el volumen de producción de esta instalación están estudiando la adjudicación de un nuevo modelo eléctrico de pequeño tamaño. En este sentido, apuntó que también trabajan en un coche eléctrico sobre la plataforma del Mégane que se podría construir en Palencia, en caso de que se saturara la fabricación en la planta de Turquía donde inicialmente está previsto ensamblar este modelo.

Sin embargo, resaltó que para que ambos modelos lleguen a las plantas españolas es necesaria la concesión de ayudas públicas, por lo que han solicitado al Gobierno español la concesión de incentivos a la compra de este tipo de coches, como están llevando a cabo en otros países.

Por otro lado, el director general de la corporación comunicó que la producción de las plantas españolas de su firma tendrá que reducirse hasta situarse en los niveles del mercado, por lo que prevén que tenga que situarse en torno a un 25% menos que el año pasado.

En cuanto a los resultados, el presidente del grupo Renault, Carlos Ghosn, anunció que la firma obtuvo el año pasado un beneficio neto de 599 millones de euros, frente a los 2.734 millones del ejercicio anterior, lo que implica una caída del 78,1 por ciento, informó hoy la empresa. También disminuyó la cifra de negocio, hasta los 37.791 millones de euros, un 7% inferior a la de 2007, que alcanzó los 40.682 millones de euros.

El Grupo Renault empleaba a 31 de diciembre de 2008 a 129.000 trabajadores y el objetivo de este año es adelgazar la plantilla hasta 120.000, un excedente de 9.000 personas que se atenderá con un plan de bajas voluntarias para 6.000 (ya adscritos 1.700) y otras 3.000 por el no reemplazo de las bajas vegetativas que se produzcan.

  • 1