Local

Rentas de la Cultura en Andalucía

La universalidad es uno de los conceptos que mejor definen Andalucía, así que, desde esa perspectiva, poco que oponer a los argumentos de la consejera de Cultura a la contratación de Blanca Li como directora del Centro Andalucía de Danza. No obstante, ese concepto tiene matizaciones tan importantes como la del equilibrio local y global...

el 15 sep 2009 / 08:05 h.

La universalidad es uno de los conceptos que mejor definen Andalucía, así que, desde esa perspectiva, poco que oponer a los argumentos de la consejera de Cultura a la contratación de Blanca Li como directora del Centro Andalucía de Danza. No obstante, ese concepto tiene matizaciones tan importantes como la del equilibrio local y global, magníficamente teorizado por el profesor Castell, y el sudor que invierte el consejero Griñán para sacar la financiación autonómica. Pero además de los aspectos económicos, cuentan los de moral cívica.

El coste guarda relación con los resultados y no parece tanta la inversión del espectáculo exclusivo para el Generalife, apenas veinte euros por espectador, sino la orientación clasista al no prever otros beneficios socioculturales, que serían posibles en todos los proyectos si se acompañasen del correspondiente plan de márketing.

En la Consejería de Cultura se rechazan proyectos porque falta un papelito de Madrid de competencias que tiene transferidas, un aspecto difícil de ligar con la contratación de Blanca Li, que no está en la tradición cateta en la que acaba de incurrir el Festival de Cine de Sevilla buscando en Madrid lo que de sobra tiene en Andalucía. ¡Ay!, la financiación reside en los ingresos, pero también en los gastos y el lugar en el que éstos dejan las rentas.

Periodista

daditrevi@hotmail.com

  • 1