Deportes

Reprimenda de Mel y susto de Salva Sevilla

El almeriense es duda por unas molestias en la rodilla.

el 31 mar 2011 / 20:18 h.

Faltan dos días para el choque más importante de la temporada en Heliópolis, el Betis-Celta, y Pepe Mel pretende que sus hombres jueguen al cien por cien o, a ser posible, por encima de ese nivel. Por eso no quiere ni por asomo que su equipo se relaje lo más mínimo. La prueba más palpable y llamativa se produjo ayer. En primer lugar, retrasó una hora el principio el entrenamiento, previsto para las 10.30, con el fin de que sus jugadores se hagan al horario del partido, las 12.00, y al intenso calor que se prevé para ese momento. Y en segundo lugar obsequió a sus futbolistas con una hermosa bronca para que espabilen y afronten este tramo de la Liga con máxima tensión.

Ocurrió con la sesión ya bastante avanzada. Llegó un momento en que el técnico madrileño vio algo que no le gustó en la actitud de sus jugadores y paró momentáneamente el entrenamiento. Belenguer e Iriney tomaron primero la palabra y luego fue el turno del entrenador, que con grandes aspavientos riñó a sus futbolistas en busca de más intensidad. Les explicó que entendía que hacía calor y que no eran las condiciones perfectas para trabajar pero también les recordó y recalcó que encaran el tramo más decisivo de la temporada.

La reprimenda fue asumida con profesionalidad por los jugadores. Beñat dijo que Mel se había enfadado con la plantilla "con razón" y Jonathan Pereira profundizó un poco más en el mensaje que les había lanzado el técnico. "Nos ha dicho que tenemos que ir a tope, que contra el Celta nos jugamos mucho y que estemos muy metidos. El futuro de la temporada está en este partido", llegó a afirmar el delantero gallego, que añadió: "Además, si lo ganamos, dejaríamos a este rival a siete puntos más el goal average".

DÍA IMPORTANTE PARA SALVA. La noticia más preocupante del entreno no fue el disgusto de Mel sino la ausencia de Salva Sevilla, que según el parte sufre una gonalgia aguda. En cristiano, un fuerte dolor en la rodilla. El mediocampista, que iba a regresar al once titular tras cumplir sanción en Vallecas, se sometió por la tarde a una resonancia y esta mañana conocerá los resultados. Lo positivo es que no hay derrame; lo negativo, que tiene la articulación bloqueada. Si no hay nada grave, se probará mañana. "Jugaré seguro", dice Salva en su twitter. Por cierto, el jugador que ocupó su sitio en el ensayo no fue Arzu, fue Cañas. Mel no desconfía del nazareno, pero será difícil que juegue en casa porque su presencia encrespa a parte de la grada y el míster sabe que esa tensión es perjudicial para su conjunto.

  • 1