Local

República de Gila

Comprendo que a la vuelta de las insuficientes vacaciones, cada uno se sorprende de lo quiere o de lo que le duele, sea el espionaje, los regalos "cohechosos" o la subida de impuestos, pero a mi me ha dejado colgado la visita de Cayo Lara al monarca.

el 16 sep 2009 / 07:59 h.

TAGS:

Comprendo que a la vuelta de las insuficientes vacaciones, cada uno se sorprende de lo quiere o de lo que le duele, sea el espionaje, los regalos "cohechosos" o la subida de impuestos, pero a mi me ha dejado colgado la visita de Cayo Lara al monarca. Nos ha jodido a los republicanos, va y le dice al rey cómo va la cosa para la III República; será traidor. Al menos me consuela que no hable en nombre de todos, sólo de algunos de IU. Un paso atrás, en todo caso, ya que la estrategia de desgaste dejando que gaste todo lo que quiera durante sus merecidas vacaciones con su prole regia -ha sufrido con el libro de su señora esposa, su escuálida nuera, las niñas, los insultadores-, se nos viene abajo con estos aliados. No sé lo que le habrá contado al monarca; después de citas inventadas de Marx puede haberle dicho cualquier cosa. Quizá hasta advertirle de lo peligroso que puede ser un nuevo referéndum en El Borge.

Hay que reconocer en todo caso que esto es lo que se dice buen rollo, nada que ver con el sentido de la democracia insultona de alguno de sus alcaldes. Igual le ha dado algún consejo, inspirado en la monarquía sin rey de algunas experiencias comunistas, o cómo sucederse a perpetuidad en los regímenes extremos posrevolucionarios. Si fuera un poquito monárquico, incluso podría haber propuesto soluciones transitorias, como la experiencia hispano-visigoda de monarquía electiva o la monarquía rotatoria de algunos reinos asiáticos, a la divina de El Vaticano, en donde sus Papas-Rey se consideran sucesores de uno que no quiso serlo ni lo fue (no hablo de Franco). En fin, puestos a fabular he llegado a pensar que Cayo pudiera haber pasado a la historia y sólo levemente armado de unas tijeras y una filomatic, para la barba regia. Wamba, rex hispanorum, (materialismo histórico), emponzoñado y dormido, fue objeto de un rapado de melena. Al despertar, ya no era rey sino monje. La Guardia Real, que sabe historia, está advertida de estas amenazas por lo que mi sueño no es posible, además, no me imagino al Rey de Rouco Varela. Tiene más oficio.

  • 1