Local

Rescatada una patera con 51 inmigrantes en la costa de Tarifa

La mujer de uno de ellos alertó al 112 de la barcaza, donde iban nueve menores.

el 15 jul 2010 / 19:42 h.

TAGS:

Unas mujeres subsaharianas con niños reciben asistencia en el puerto de Tarifa (Cádiz), después de ser rescatados por Salvamento Marítimo.

La historia de los que se lanzan a la decisión de hacer un viaje en patera en busca de una vida mejor suele terminar con un drama en la costa, unas veces menos desafortunadas que otras. La llegada, en esta ocasión con más suerte, de inmigrantes a bordo de una patera concluyó ayer con el rescate de los 51 ocupantes, localizados a siete millas al suroeste de Tarifa (Cádiz). Entre ellos se encontraban 20 hombres, nueve niños y 22 mujeres, dos de ellas embarazadas.

Ya los esperaban. Según explicaron fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Cádiz a Europa Press, el dispositivo de tierra estaba esperando en el puerto la llegada de los 51 inmigrantes, que se encontraban en buen estado de salud. Los menores que no estaban acompañados por sus familiares pasarán a disposición de la Junta de Andalucía, igual que ocurrió hace una semana con el único bebé superviviente de una patera en Motril.Los mayores de edad pasarán a disposición del Cuerpo Nacional de Policía que, después de determinar su origen, aplicará los correspondientes convenios de extradición. En caso de que no hubiera acuerdos con sus países de procedencia, pasarían a un centro de internamiento de extranjeros (CIE), a la espera de su repatriación.

Llamada de alerta. El rescate comenzó a las 8.15 horas de ayer, cuando Salvamento Marítimo recibió una llamada del servicio de Emergencias de Andalucía 112, que a su vez recibió una llamada desde el teléfono móvil de una mujer que aseguraba que su marido se encontraba en una patera. Así se estableció contacto con la embarcación, pero sus ocupantes no supieron determinar su posición, por lo que se dio aviso al avión de Salvamento Marítimo Sasemar 101, que estaba por la zona y que hizo el primer rastreo.

No obstante, quien finalmente localizó a la patera a siete millas al Suroeste de Tarifa fue el ferry Boraq, que cubre regularmente la línea Tánger-Tarifa. La incertidumbre del viaje de los 51 ocupantes terminó cuando la Salvamar Alkaid se desplazó hasta el lugar, los rescató y los trasladó al puerto de Tarifa.

Ésa es su historia, aunque ya se ha convertido en una tragedia incesante que vuelve a suceder casi a diario en las costas españolas. Al contrario de lo que se esperaba, la crisis no supone para los inmigrantes desechar la idea de intentar, aunque ello suponga perder la vida, la búsqueda de un destino mejor en España.

La desesperación por huir de la situación que los inmigrantes viven en sus países de origen hace que el viaje para alcanzar la costa andaluza se convierta en una odisea, cada vez en peores condiciones. En los últimos días se está multiplicando la llegada de extranjeros en lanchas de juguete, lo que incrementa las posibilidades de que la embarcación pueda naufragar.

La Policía Nacional dio ayer un golpe a las mafias que organizan los traslados de inmigrantes, cuando detuvo a tres ciudadanos argelinos acusados de organizar la travesía hasta territorio español de diez compatriotas a bordo de una patera que fue interceptada por una patrullera de la Guardia Civil el pasado lunes frente a Punta Polacra, en el litoral de Cabo de Gata-Níjar (Almería). Uno de los ocupantes de la embarcación declaró como testigo protegido y señaló a N.M., de 30 años, como responsable de la logística y a B.N. y M.A., de 19 y 22 años, de tripular la patera y de guiar la travesía.

El bebé superviviente de Motril: Marina, “porque vino del mar”.

Marina es el nombre que le puso su madre de acogida “porque vino del mar”. Es el bebé cuya madre perdió la vida en la patera que volcó el sábado a 40 millas del litoral granadino cuando la embarcación de Salvamento Marítimo hacía las maniobras de aproximación para el rescate de los tripulantes de la patera. Sólo lograron salvar su vida un total de 37 personas, los cinco fallecidos –tres mujeres y dos bebés– recibieron sepultura ayer en el cementerio municipal de Motril. Al sepelio acudieron representantes de varias ONG, como Motril Acoge, que criticó que el drama humano “no cesará hasta que se analice la situación de una manera global en vez de aumentar la presión fronteriza”.

  • 1