Andalucía pide ayuda a la UE tras la llegada de 800 inmigrantes en 24 horas

Se trata de una de las mayores oleadas de subsaharianos que han arribado a España desde 2006, en la denominada ‘crisis de los cayucos’

inmigrantes-02 La llegada de inmigrantes subsaharianos a las costas de Cádiz no cesa. Ayer fueron rescatadas otras 755 personas, entre ellas 20 menores, en aguas del Estrecho, cuando intentaban arribar a suelo español en 78 pequeñas embarcaciones hinchables, de juguete, tipo toy, como las que se utilizan en la playa para disfrutar del mar. Ésta es una acción más que peligrosa con la que buscan huir de la pobreza y de los conflictos bélicos que sufren en sus países de origen. Con estos 755 inmigrantes, al cierre de esta edición, son más de un millar los desplazados que han llegado a Tarifa en menos de 48 horas. Un número que casi triplica la cifra de personas que fueron atendidas en la costa gaditana por Cruz Roja en todo el mes de agosto del año pasado –377–, según informaron fuentes de la organización. Se trata de una de las mayores llegadas de inmigrantes a las costas españolas desde 2006, el año de la denominada crisis de los cayucos. Ante esta situación de «emergencia social», el Gobierno andaluz, a través de su consejero de Justicia, Emilio de Llera, reclamó a la Unión Europea (UE) más «apoyo». El titular de Justicia mostró «la especial preocupación» del Ejecutivo andaluz por la continua llegada de inmigrantes en «condiciones precarias» y con «grave riesgo para sus vidas», a los que, según remarcó, «hay que ofrecerles la atención humanitaria que necesitan». El titular de Justicia insistió en que la situación de estas personas «no puede ser abordada desde un prisma meramente policial o de control de frontera» y por ello reclamó «medidas políticas y efectivas de cooperación al desarrollo en sus países de origen». La Junta, a través de la Agencia Andalucía de Cooperación, desde su fundación en 2008 hasta 2013, ha aportado 30 millones de euros para 91 proyectos en Marruecos, y 56 millones para 173 proyectos en el África Subsahariana, aunque las crisis ha desplomado el presupuesto para cooperación. Ante esta llegada masiva de desplazados, los 11 buques de Salvamento Marítimo, la Guardia Civil y Cruz Roja contaron ayer con el refuerzo de un buque de la Armada Española que se unió a la localización y rescate de inmigrantes. Asimismo, los voluntarios que prestan apoyo a los subsaharianos se ha incrementado. El lunes estuvieron ayudando a los inmigrantes 49 personas y ayer este número se elevó a 59, según un portavoz de la ONG que indicó que al dispositivo se estaban uniendo voluntarios de otras localidades gaditanas. El Ayuntamiento de Tarifa cedió su polideportivo para que estos voluntarios realizasen la primera asistencia a los desplazados, en la que se les entrega ropa limpia y se les atiende si están enfermos, aunque, según Cruz Roja, la mayoría se encuentran sanos y lo único que sufren son arañazos. Ante la cantidad de subsaharianos que han llegado a Tarifa el Consistorio estaba dispuesto a ceder un segundo polideportivo. Estos inmigrantes, según indicó la delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, están «esperando a la autoridad judicial» que será la encargada de decidir sobre «la repatriación de algunos o el ingreso» de otros en los Centros de Estancia Temporal de Emigrantes (CETI) «no sólo de Algeciras, sino de toda España». Esta masiva llegada de personas hace temer a las organizaciones humanitarias que haya falta de medios para que sean tratadas adecuadamente, por ello, el Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maeztu, enviará a Tarifa a tres personas de su oficina para asegurarse de que la atención que reciben los inmigrantes es la adecuada. El subdelegado del Gobierno en Cádiz, Javier de la Torre, culpó de este éxodo masivo de inmigrantes a mafias y redes de crimen organizado que se dedican al tráfico de personas, que aprovechan el buen tiempo que está haciendo estos días en el Estrecho. Y señaló que hay que «analizar por qué es después de las fechas del Ramadán cuando está ocurriendo esto». Por su parte, el presidente del PP de Cádiz, Antonio Sanz, señaló que tras haberse reforzado la seguridad en las vallas de Ceuta y Melilla, los inmigrantes han optado ahora por cruzar el Estrecho en balsas. Sin embargo, fuentes cercanas a la Policía y a una ONG, indicaron a Efe que esta situación la está provocando la ausencia de vigilancia policial en las costas marroquíes del Estrecho, porque los agentes se están concentrando en grandes ciudades turísticas como Tánger y Tetuán.

  • 1