Cofradías

Resignación detrás de los ventanales

el 02 abr 2012 / 21:41 h.

Los monaguillos que asomaban al balcón de la casa de hermandad eran los únicos que mantenían la sonrisa en la plaza del Museo. Estaba muy reciente lo vivido en la Magdalena con San Gonzalo y en la Anunciación con La Redención. Y si no la ropa empapada lo recordaba al público que iba subiendo por la calle Alfonso XII en busca de la última esperanza de la noche.

El desánimo reinaba en el ambiente, pese a que a través de los dos ventanales de la capilla se antojaba una imagen muy distin¬ta con los dos pasos totalmente iluminados y los nazarenos rezando ante los pasos. Minutos después de su horario fijado para la salida, a las 20.50 horas, el hermano mayor de la cofradía del Lunes Santo, Antonio Gentil, comunicaba la decisión: "No haremos estación de penitencia a la Catedral". Dentro y fuera se tenía asumida la noticia, que fue recibida con resignación.

Y es que las previsiones de lluvia para la madrugada aumentaban. Un riesgo que no estaban dispuestos a correr, pues buena parte de su estación de penitencia transcurre más allá de la medianoche. A lo que habría que sumar la cantidad de monaguillos que acompañan al Cristo de la Expiración y a la Virgen de las Aguas. Ni sonó la marcha Virgen de las Aguas en la plazuela del Museo, ni se pudo ver el peculiar exorno floral de la dolorosa que suele cerrar los desfiles procesiones en Carrera Oficial en la noche del Lunes Santo. Para el año que viene quedará el intento de la actual junta de gobierno de recortar la vuelta a casa, para evitar un horario que la corporación considera poco propicio para la entrada de una cofradía como la del Museo. En la mente de los hermanos una ausencia: la de Pepe El Peregil, que tantas saetas cantó a la entrada.

  • 1