Cultura

¿Responsabilidad?

De un anuncio a medias y un rumor como una catedral a una reacción como nunca se ha visto. Las cuentas de la Sinfónica para 2010 movilizan a unos poderes fácticos que apenas suelen coscarse.

el 21 dic 2009 / 21:37 h.

¿Quién dijo que Sevilla es una ciudad inmovilista? Cuando se le tocan ciertas cosas, sí que responde. Suele pasar con el fútbol, con las cofradías, con las respuestas al terrorismo o a la violencia machista...

Pero ¿y en la cultura? Ayer quedó claro que la Sinfónica de Sevilla -y es de suponer que también el Teatro de la Maestranza- es como el Betis o el Sevilla de nuestro día a día cultural, una institución intocable quizás no para la ciudadanía globalmente considerada, pero sí para ésa minoritaria con resortes suficientes como para provocar que cuatro ex alcaldes de la ciudad consensúen una carta, se la envíen al alcalde, y lo que es mejor: que se filtre vía Agencia Efe.

La jugada mediático-política era redonda, y loable por su fin: cortocircuitar a una Maribel Montaño a la que no le ha temblado el pulso a la hora de plantear recortes, osando tocar las joyas de la corona...

Sólo que esa jugada parte de una información no contrastada. El runrún de que la tijera municipal va a ser de tal o cual porcentaje ha corrido como la pólvora, y Montaño -todo hay que decirlo- no ha sido clara cuando podía, aunque se escude en que "las cosas hay que tratarlas en el ámbito que corresponde".

Pero la ceremonia de la confusión ha calado. Primero en los medios, y Montaño calló; después entre las asociaciones musicales, y Montaño siguió callando; y ahora, para sorpresa de todos, estalla la carta de los ex alcaldes recordándole a Monteseirín lo que tiene que hacer.

Al que haya logrado ganar a los ex alcaldes para la causa hay que darle un premio, pero condicionado. Les faltaba un as en la manga, el clave: saber si habrá recorte y cómo afectará. Les han dado alas a Montaño para tildarles de irresponsables. Y hoy habrá más...

  • 1