Local

Restablecer la autoridad del consejo audiovisual

Me da mucha pena lo que ha pasado en el Consejo Audiovisual. Cuando a uno le ofrecen formar parte de un órgano tan importante en el que se exige ser un profesional de reconocido prestigio, lo honesto es pensar antes si uno reúne esa condición y si se considera capacitado para una tarea que crea doctrina...

el 15 sep 2009 / 08:10 h.

Me da mucha pena lo que ha pasado en el Consejo Audiovisual. Cuando a uno le ofrecen formar parte de un órgano tan importante en el que se exige ser un profesional de reconocido prestigio, lo honesto es pensar antes si uno reúne esa condición y si se considera capacitado para una tarea que crea doctrina, máxime en su inicio constitutivo.

Pero cuando se acepta ese cargo, los intereses personales, neurovegetativos, corporativos, partidarios o políticos deben quedar al margen del cumplimiento estricto y honesto del deber encomendado. Y está claro que esas premisas que dotan de legitimidad de ejercicio al órgano no se han cumplido. Hasta el marinero más lerdo sabe que hacer un boquete en el barco supone el hundimiento de todos, incluido el que huye que en este caso es, además, el que le ha abierto la vía de agua al buque

No estoy para modestias aunque se moleste el de siempre. Me siento orgullosamente corresponsable de su creación. En el 89, Emelina Fernandez, Juan María Casado y yo planteamos desde el Consejo de la RTVA la necesidad de crear una autoridad independiente de regulación del audiovisual. Escribimos y hablamos en múltiples foros de su necesidad.

Algo, poca cosa, hicimos para que el Estatuto lo recogiera entre sus Instituciones. Por eso siento tanto lo que ha pasado. Le deseo lo mejor al nuevo Presidente, tarea tiene, y a todos los Consejeros y Consejeras. Un error se puede cometer. Pero ya saben lo que no se puede hacer aunque te premien por hacerlo.

Abogado

crosadoc@gmail.com

  • 1