lunes, 17 diciembre 2018
01:26
, última actualización
Cultura

Nueva vida para tres murillos del Hospital de la Caridad

Expertos de la Universidad restaurarán tres cuadros y dos retablos gracias al patrocinio de Focus Abengoa.

el 29 sep 2014 / 14:27 h.

la-foto La explosión barroca que es la iglesia del Hospital de la Caridad lucirá todavía mejor dentro de un par de años, que es el tiempo aproximado que va se va a invertir en la restauración de tres elementos relevantes de este espacio: los dos retablos del antipresbiterio, cada uno de ellos rematado con una tabla al óleo de Bartolomé Esteban Murillo, y el cuadro La Anunciación del mismo autor. Una vez acabados estos trabajos, el visitante podrá admirar con el esplendor perdido uno de los mejores conjuntos barrocos de España, encabezados por el altar mayor del templo. Para hacer posible esta rehabilitación artística se suman dos fuerzas fundamentales, por un lado la Fundación Focus Abengoa (que aporta los aproximadamente 34.000 euros que cuestan los trabajos) y por otro el Grupo de Investigación de Pintura y Nuevas Tecnologías de la Facultad de Bellas Artes, al que la hermandad de la Santa Caridad vuelve a abrir sus puertas para complejo proceso de restauración de su valiosa pinacoteca. De hecho, este grupo lleva ya catalogadas en el Hospital de la Caridad 200 obras pictóricas gracias a intervenciones anteriores. Las obras en las que se va a trabajar ahora no tienen, a primera vista, muy mal estado de conservación, aunque arrastran las patologías inevitables del paso del tiempo como el amarilleo de los barnices, puntos en los que ha saltado la pintura, presencia de xilófagos, acumulación de polvo… Los expertos no esperan encontrarse con especiales dificultades ni sorpresas, ya que hablamos de obras ya estudiadas. Los trabajos se realizarán in situ, colocando andamios para no desmontar las piezas. Los dos retablos (el de la Virgen de la Caridad y el de San José, ambos elaborados por Bernardo Simón de Pineda) y los dos cuadros de Murillo que los cierran por arriba (un Niño Jesús y un San Juan Bautista también infantil) son todos de alrededor de 1671 y se elaboraron expresamente para esta iglesia. El otro murillo, La Anunciación, fue una donación realizada en 1686, y lógicamente a la hermandad le faltó tiempo para quitar un cuadro anterior para hacerle sitio en el templo al recién llegado. La presentación de esta nueva fase en los proyectos de restauración ha servido también para que la Fundación Focus Abengoa aproveche y anuncie el que sin duda será el gran acontecimiento cultural en Sevilla dentro de dos temporadas: una gran exposición que dedicará a Velázquez y Murillo en el curso 2016-2017, que se desarrollará en Los Venerables y para el que reunirán obras de ambos maestros. Comisariada por Gabriele Finaldi, director adjunto de Conservación e Investigación del Museo Nacional del Prado, con ella se celebrarán los 25 años de la fundación en Los Venerables y también los tres cuartos de siglo de la constitución de Abengoa.  

  • 1