Local

Resurgen las voces contra el rascacielos de Cajasol

Las voces de los conservacionistas han resurgido a resultas del anuncio de Icomos, la entidad asesora en patrimonio de la Unesco, de investigar a fondo el proyecto de rascacielos que Cajasol promoverá en la Cartuja.

el 15 sep 2009 / 04:41 h.

TAGS:

Las voces de los conservacionistas han resurgido a resultas del anuncio de Icomos, la entidad asesora en patrimonio de la Unesco, de investigar a fondo el proyecto de rascacielos que Cajasol promoverá en la Cartuja. "Tenemos que parar la torre", es su grito de guerra.

"Ojalá Icomos tenga más fuerza que nosotros y sirva de algo su investigación, porque lo que es a nosotros...". Así se expresa Joaquín Egea, portavoz de la asociación conservacionista Adepa, contraria a que se levante la Torre Cajasol en Cartuja "por los problemas de tráfico que generará, pese a que digan que hay un plan; ya nos sabemos cómo son esos planes...; y porque una arquitectura de hitos no es símbolo de modernidad, sino de modernidad arqueológica, porque eso de los rascacielos ya tiene su tiempo, ¿o no?".

Con otras palabras, pero similares argumentos, incluido el impacto paisajístico que un rascacielos de 178 metros de altura causará sobre la percepción urbanística tradicional y protegida de la ciudad -incluido su hito por excelencia, la Giralda-, los miembros de la asociación Ben Baso también se congratulan de que Icomos, y en suma la Unesco, se cuestione sobre si el proyecto es o no conveniente para una ciudad que está declarada Patrimonio de la Humanidad gracias a su Catedral, Alcázar y Archivo de Indias. Y que podría serlo por más activos si, como explican desde Icomos, "se hubiesen planteado informes en condiciones hace años".

En paralelo a los conservacionistas, que ya anuncian que alzarán sus voces bajo el grito de guerra de "tenemos que parar esa torre", desde la Consejería de Cultura de la Junta -cuya consejera será requerida por Icomos para saber qué ha hecho y con qué criterio en el caso del rascacielos, al igual que el alcalde y el presidente de Cajasol- se señala que el proyecto "no pasó por nuestra Comisión Provincial de Patrimonio porque queda fuera del casco histórico protegido, que abarca hasta el Monasterio de la Cartuja".

Desde la Ben Baso se replica que "la torre se construirá a 50 metros del área protegida, y junto a la lámina del río, también protegida", por lo que se aducen que la zona de afección del rascacielos, que será mucho más que una torre, "es tan conjunto histórico como la Catedral, o debería serlo". Es por esto por lo que cuestionan que, "ni siquiera de oficio", la Comisión de Patrimonio haya querido analizar el proyecto en su día.

Y ahora, tarde pero no del todo, lo hará Icomos, que tras recabar los datos pertinentes, elaborará un informe antes del verano y lo elevará a la Unesco para que decida si juzga viable la Torre Cajasol o no con arreglo a sus postulados.

  • 1