Local

Resurrección en la Maestranza

Un cartel de los que cuelgan en el local de la Asociación de Empleados de la Maestranza me demostraba el Domingo de Ramos que en los años 50 no existía el de Resurrección. Habría corrida pero no contaba como primer día de otra creación anual, ésa que, al contrario de lo que ha sucedido...

el 16 sep 2009 / 01:12 h.

Un cartel de los que cuelgan en el local de la Asociación de Empleados de la Maestranza me demostraba el Domingo de Ramos que en los años 50 no existía el de Resurrección. Habría corrida pero no contaba como primer día de otra creación anual, ésa que, al contrario de lo que ha sucedido en las tardes anteriores, abre una puerta de gloria para que entre la gente con la esperanza de que por ella pueda salir un príncipe. La creación de este domingo se la debemos a Curro Romero, un genio que, como Picasso, Paco de Lucía, Barceló o Israel Galván, como todos los que lo son, se sitúan fuera de las tres dimensiones en la que vivimos los demás.

Según Robert Graves, el genio lo es por dos razones: primero porque, situado por serlo, fuera del tiempo y el espacio, ve el invento antes que la forma de inventarlo; es en ésta en lo que tiene que trabajar como todo el mundo y por eso unas veces las cosas le salen bien y otras mal sin que ello altere su condición de genio. En segundo lugar el genio no sabe que lo es y, gracias a esa divina ignorancia, no se ensoberbece, continúa a lo largo de toda su vida sumido en una humildad natural, no forzada.

El Sábado Santo de 1995 llegaba Vicente Zabala, lleno de unción mística pero como podía hasta el Colón, arrastrando sus maletas entre los nazarenos de la Soledad y la Trinidad; el lunes escribiría a pesar de tener el alma en los pies: no sé qué va a ser de la Sevilla taurina el día que se vaya Romero, porque la ciudad, auténtica cuna del toreo, ha caído en la esterilidad taurómaca. Tal vez sin querer, contando cómo había llegado hasta el hotel y lo que después pasó en la plaza, Don Vicente estaba expresando esa hilazón sevillana -sólo sevillana- entre los Días Grandes y la resurrección en la Maestranza. Su crónica era un Rorate caeli pidieron otro mesías.

Antonio Zoido es escritor e historiador.

  • 1