Local

Retirados 600 árboles en dos años por inminente peligro de desplome

Las prisas de los políticos por ofrecer resultados inmediatos y la obsesión de los sevillanos porque así sea han llenado la ciudad de árboles exóticos que crecen con rapidez, pero que enferman, ensucian y se parten mucho antes que los de aquí. En los últimos dos años han tenido que retirar 600 ejemplares. Y los que quedan.

el 15 sep 2009 / 17:20 h.

TAGS:

Las prisas de los políticos por ofrecer resultados inmediatos y la obsesión de los sevillanos porque así sea han llenado la ciudad de árboles exóticos que crecen con rapidez, pero que enferman, ensucian y se parten mucho antes que los de aquí. En los últimos dos años han tenido que retirar 600 ejemplares. Y los que quedan.

De estos 600 árboles retirados según la web del Ayuntamiento, más de la cuarta parte, 178, pertenecen a la especie platanus hybrida o plátano común, un cruce asiático y norteamericano especialmente desaconsejado para la seca Sevilla. En segundo lugar, con 91 apeos o talas, está la robinia pseudoacacia o falsa acacia, un árbol americano que crece muy rápido... y envejece más rápido todavía.

Pero estas retiradas masivas, siendo inquietantes, no lo son tanto como otra noticia aún más grave: que el Ayuntamiento sólo tiene medios para retirar los ejemplares "terminales", mientras que "sigue habiendo muchos gravemente enfermos" a expensas de lo que la lluvia, el viento y las enfermedades quieran hacer con ellos.

No hay más que leer las noticias cuando la meteorología se pone un poco más seria que de costumbre. Esto lo asegura el director de la Escuela de Jardinería Joaquín Romero Murube (perteneciente a Forja XXI), José Manuel Rodríguez, que además de ser una de las principales autoridades en la materia es miembro de la Mesa del Árbol del Ayuntamiento de Sevilla. "Se rozan todos los años unos niveles de peligrosidad alarmantes y no hay recursos para evitarlo. Sólo hay para parcheos y para casos extremos."

Uno de cada cien ejemplares de Sevilla ha sido quitado de en medio. "El volumen de árboles que están siendo apeados no es normal, aunque en parte es debido a que durante muchos años no se había hecho nada", advierte el profesor. Según dice, la inadecuación de las especies al lugar lleva tiempo provocando un serio problema de enfermedades, fracturas y oquedades con grave riesgo de acabar en desplomes y, por si fuera poco, "problemas muy graves de ratas que aprovechan esos huecos para anidar y para alimentarse".

"En algunos sitios el daño es tan grande que habría que empezar de cero, como en la Avenida de la Borbolla, aunque es una pena y la gente tal vez no lo entendería", añade José Manuel Rodríguez. No está en contra de las especies exóticas por principio, pero sí de la ubicación de las especies "a la buena de Dios", y mucho más "si luego no va a haber una conservación y un mantenimiento adecuados".

Casi idénticos planteamientos se hace Vicente Castaño, biólogo funcionario de la Consejería de Medio Ambiente. Tras repasar el listado de los árboles retirados, concluye que "la mayoría son especies exóticas o inadecuadas para un clima como el que se da en Sevilla, de tipo mediterráneo", y que "sufren fuertemente enfermedades o plagas". Aparte otros perjuicios, como el que se hace común al llegar la primavera, cuando "los pies se te quedan literalmente pegados al suelo por culpa de la melaza de la plaga de pulgones que sufren determinadas especies".

Ambos expertos coinciden, además, en que la causa de que la situación esté como está no es un problema botánico, sino político. Las especies que pueblan mayoritariamente las calles, las plazas y los parques son más baratas y crecen antes, lo cual es una gran ventaja cuando se trata de rendir cuentas al electorado. Hasta que se desploma uno, momento en que el vecindario deja de comprenderlo.

  • 1