Local

Retiran la denuncia contra la vecina de Écija que robó para comer

Conocidos y amigos recogen dinero para pagar los 103 euros que costó la comida hurtada. Ella pide trabajo “para no volver a hacerlo, porque el frigorífico sigue vacío”

el 02 dic 2013 / 22:49 h.

TAGS:

Fátima G.S. no tendrá que ir finalmente a declarar al juzgado de guardia de Écija mañana. La cadena de supermercados en la que esta madre separada robó comida el pasado 28 de noviembre por valor de 103 euros para dar de comer a sus hijas ha decidido retirar la denuncia. 15323662 La presión vecinal, que ha corrido como la pólvora por las redes sociales al conocerse la noticia, ha surtido efecto. También ha servido la mediación de amigos, conocidos y de la única concejala de IU en Écija (que fue profesora de Fátima) ante los responsables del supermercado en el que esta mujer entró y se llevó más de cien euros en productos sin pagar porque “vi tanta comida y mi frigorífico estaba vacío, y no es justo”, se quejaba. Vecinos de la ciudad estaban ya recogiendo dinero para ayudar a la mujer a pagar el hurto al establecimiento, ya que Fátima, trabajadora del campo durante toda su vida, está parada, no tiene ingresos económicos y necesita cotizar para poder acogerse al paro agrario el próximo 10 de enero. Esta vecina de Écija –de 38 años, separada y con dos hijas de 20 y 15 años– asegura que ha sentido “alivio” al conocer la noticia de que no tendrá que declarar. “Ahora mismo estoy más tranquila”, afirma, aunque piensa que “dentro de una semana voy a tener que volver a hacerlo, porque el frigorífico sigue vacío”, se lamenta. Fátima reconoce que le ha pillado por sorpresa el revuelo mediático en torno a su caso. “No me esperaba yo tanto jaleo y tanta entrevista, casi tenía que haber cobrado por ellas como hace Belén Esteban”, bromea, todavía “asustada por lo que ha pasado”. La mujer acudió a un supermercado el pasado 28 de noviembre y se llevó sin pagar cajas de leche, azúcar, aceite, embutidos, pan y otros alimentos básicos, porque sus hijas llevaban “dos noches yéndose a la cama con un vaso de leche nada más”. “Me volví loca, mis niñas llevaban dos días sin comer, cogí alimentos necesarios y a la hora de pagar dije que no podía”, ha relatado Fátima G.S. Ahora espera que la solidaridad de sus vecinos le ayude a pagar la comida que se llevó, porque ella sigue sin tener dinero para abonarla. El drama de esta ecijana no ha terminado con la retirada de la denuncia. Sin trabajo, sin ingresos, lleva un año en listas de espera de Cáritas, no recibe ayuda más que de su madre y la que de vez en cuando le llega de su expareja, debe cinco meses del pago del alquiler y la quieren echar de su piso. Tiene que sumar treinta y cinco días trabajados para poder solicitar el paro agrícola el próximo 10 de enero, dentro de poco más de un mes, para poder recibir algún subsidio, alguna ayuda. Y se le agota el tiempo. “No sé qué hacer, sólo quiero trabajar”, dice mientras repasa las bolsas de empleo a que se ha suscrito para poder llevar algo de dinero a un piso del que pueden echarla en cualquier momento y no tener que volver a pasar por el trago de irse sin pagar la comida para ella y sus hijas. “Agradable no es, no estoy orgullosa de lo que he hecho, pero no tenía otra opción; o lo hacía o estaba otro día sin comer”, concluye.

  • 1