Deportes

Reyes: ¿castigo o bajo estado de forma?

El utrerano, al que no gustó ser sustituido frente al Valencia, no ha jugado un solo minuto en los dos últimos encuentros.

el 24 feb 2014 / 23:58 h.

Reyes, lanzando un peto. (Ramón Navarro). Reyes, lanzando un peto. (Ramón Navarro). José Antonio Reyes vuelve a ser actualidad, aunque en este caso no  precisamente por sus muestras de talento, sus pases o sus goles. Habitual, en mayor o menor medida, en las alineaciones de Unai Emery cuando las lesiones se lo han permitido, el utrerano ha desaparecido por completo de ellas. ¿Cuál es la explicación a esto? Oficialmente, el entrenador del Sevilla no ha dado ninguna y, sin que haya noticias de que el futbolista presente algún tipo de contratiempo físico que le impida estar disponible, llama poderosamente la atención. Reyes ha visto sentado los dos últimos encuentros (Maribor y Rayo Vallecano). Ni un solo minuto sobre el césped. El último partido en el que Reyes participó fue el disputado frente al Valencia en el Sánchez-Pizjuán. Ese día, Emery le dio un puesto de titular en la banda derecha. No lo tuvo fácil el Sevilla frente al conjunto che, aunque el zurdo firmó una de las ocasiones de gol en la primera parte y fue de los pocos que intentaron jugar con algo de sentido. Pese a ello, Reyes fue sustituido. Tras la expulsión de Ricardo Costa por doble amarilla en el minuto 49, el técnico decidió introducir un doble cambio: Kevin Gameiro por Nico Pareja y Cheryshev por el utrerano. Una decisión (minuto 58) que no gustó nada al futbolista, cuyo enfado no pasó desapercibido y parece que le está pasando factura. UN SOLO PARTIDO COMPLETO. Reyes está acostumbrado a ser sustituido. De hecho, en el presente campeonato liguero sólo ha jugado un partido completo: en el Martínez Valero, frente al Elche. Aquel fue uno de los doce encuentros  –con 25 jornadas ya disputadas– en los que ha participado el talentoso futbolista, que acumula 615 minutos sobre el césped. Su media es, en consecuencia, baja: 51 minutos por partido. Pocos para lo que él desearía y pocos también para un Sevilla que le necesita a su mejor nivel. En realidad, la temporada comenzó con mal pie. Hasta que se alcanzó la 11ª jornada, Reyes permaneció fuera de los terrenos de juego. El 1 de agosto, con ocasión del primer partido oficial de la temporada, sufrió una rotura parcial de ligamentos en su rodilla izquierda. Ocurrió durante el choque de ida de la eliminatoria de Europa League ante el Mladost Podgorica montenegrino, correspondiente a la tercera ronda de clasificación. No tuvo suerte y lo pagó caro. Y es que esa lesión se prolongó casi tres meses, aunque, como suele ser habitual en él, Reyes reapareció para brillar en partidos como el derbi, día que se ganó los aplausos del respetable por su actuación. En otros, al igual que muchos de sus compañeros, acusó irregularidad, la misma que lleva a cuestas desde su regreso a Nervión. ESOS DÍAS SEÑALADOS. Reyes es el primero que sabe que sin estar al cien por cien es difícil rendir en su demarcación de extremo, por lo general en banda derecha, donde juega a pie cambiado. En ella ha intentado tirar del carro durante el tiempo que tuvo. De los doce partidos de Liga que ha disputado, el utrerano fue titular en nueve, saliendo desde el banquillo en los tres restantes. Y ésta es otra de las cosas que lleva mal el futbolista, sobre todo porque en las citas más señaladas, ésas que todo el mundo quiere jugar como sea, Emery ha optado por alinear a otros jugadores. En la primera vuelta, Reyes no pudo jugar ante el Atlético de Madrid en Nervión ni en el Camp Nou por lesión. Sí lo hizo en otra cita señalada: el duelo contra el Real Madrid –uno de sus exequipos– en el Bernabéu, aunque sólo jugó siete minutos. Entró por Vitolo en el 83’, con 7-3 en el marcador... Ya en la segunda vuelta, el canterano, en otra cita especial para él como era la del Calderón ante el Atlético, volvió a salir... en el minuto 83, esta vez sustituyendo a Bacca. Otro trago de mal gusto para él en un campo señalado y en el que esperaba hacer un buen partido. Más recientemente, contra el Barcelona en casa, Reyes ni siquiera llegó a jugar. El técnico situó en su puesto a Gameiro (le sustituyó Cheryshev en el 62’). Reyes volvió al once con ocasión del choque ante el Valencia, con esa sustitución y consiguiente enfado del futbolista. Desde entonces no ha vuelto a tener minutos. ¿Castigo o bajo estado de forma?.

  • 1