Deportes

Reyes da razones a los escépticos

El utrerano, despedido con silbidos frente al Barcelona, está muy lejos por ahora del futbolista que el club esperaba.

el 18 mar 2012 / 21:44 h.

Reyes, durante el partido contra el Barcelona.

Dicen que segundas partes nunca fueron buenas y, por el momento, la razón asiste a quienes pensaban que fichar a José Antonio Reyes era un error. El utrerano está lejos de aquel futbolista que se fue del Sevilla avalado por sus excelentes condiciones y una proyección meteórica; lejos de aquel Reyes e incluso del que brilló no hace mucho con el Atlético de Madrid. Sólo el tiempo dirá si la operación -tiene contrato hasta 2015- es buena o mala, pero lo que es innegable es que hasta el momento no ha respondido a las expectativas.

La afición ha mostrado ya su descontento con el utrerano. Reyes fue silbado cuando se retiró del terreno de juego en la segunda parte del partido contra el Barcelona. No fue una sorpresa. Sin ir más lejos, el propio presidente de la entidad había hablado de este asunto días atrás.

"Dios me libre de señalar a alguien con el dedo para que sea objeto de ensañamiento público. Reyes no está dando el rendimiento que todos esperábamos, pero yo señalaba con los dedos de las manos a los jugadores que no están dándolo: uno, dos, tres... Así, hasta diez. Todos esperábamos más de él y estamos seguros de que más pronto que tarde lo vamos a tener, pero creo que aquí debemos apretar los machos todos, desde el presidente hasta el último eslabón de la primera plantilla", dijo Del Nido.

CON DATOS EN LA MANO. Los números del utrerano son los siguientes: 12 partidos disputados (11 de Liga y uno de Copa); 871 minutos de juego; 11 encuentros siendo titular; 8 veces sustituido; 0 goles; 116 pérdidas de balón; 18 asistencias (ninguna acabada en gol); 17 recuperaciones (1,5 de media por partido); 46 centros al área, de los cuales sólo 17 fueron rematados y ninguno terminó en gol; 9 cartulinas amarillas provocadas al equipo contrario; y 22 remates (2 de media), 8 de ellos a puerta.

Reyes llegó con ganas. Se le vio implicado, participativo, queriendo ayudar al equipo dejando a un lado sus individualidades. Pero, pronto, todo eso quedó eclipsado debido a un bajo momento de forma -los problemas físicos no le han ayudado- y a errores sobre el césped que dejan claro que este Reyes no es el que se espera.

Hace poco, Caparrós definió así la situación: "Lo que hacía al principio no se lo he vuelto a ver. Si me apuras un poco, cuando se fue al Arsenal, pero luego ya no vi a ese Reyes que se marchó del Sevilla. Ha dejado de ser ese futbolista vertical y tiene que regresar a eso. Pero soy muy optimista porque él está agradecido y tiene el talento y las condiciones necesarias".

De Reyes dependerá que triunfe o se cumpla ese dicho de segundas partes...

  • 1