Local

Reyes Magos a domicilio

Sus Majestades de Oriente, en cantidad de 30, se ofrecen para despertar a los niños el día 6 de enero y otros menesteres propios de su cargo. Promoción especial: pague 2, llévese 3.

el 13 dic 2010 / 21:26 h.

TAGS:

Todo comenzó con un cartelito bastante discreto colocado en una farola de la Campana; aparentemente, una de tantas cuartillas en las que la gente anuncia sus habilidades o sus pisos de estudiantes con un montón de números de teléfono a modo de flecos. Pero esta vez, y pese al fragor popular que impedía prestar atención a nada en concreto, la mirada de reojo que se les suele destinar por mero aburrimiento obligó a los ojos a detenerse allí: Reyes Magos a domicilio. Habían arrancado ya un par de esas tirillas de papel, pensando quizá, quien así lo hiciera, que alrededor de aquel reclamo había una anécdota más de las muchas que la crisis va dejando por las calles, tiradas por diversión y escarmiento, como cadáveres de una guerra civil infinita entre coroneles africanos. Sí; ésa era la sensación al tirar del fleco: que al otro lado de ese teléfono había tres sevillanos a los que la cola del paro en la que vivían les había recordado la estela del cometa de Belén (no sería por los dorados, eso seguro, ni por el hecho de que haya algún rey siguiendo esa senda, circunstancia absolutamente inédita). Y de ahí a inventarse este remedio provisional no había más que una cartulina pegada en una farola. Resultó que no. Que habida cuenta de las circunstancias, pensar que la cola del paro pueda producir ideas geniales viene a estar, en la lista de fenómenos probables de este mundo, justo por detrás de una estampida de ornitorrincos en la calle Gravina. El acontecimiento, como se supo al llamar, tenía detrás muchas horas echadas.

"Somos treinta reyes magos." Será la inflación, será un bum de la monarquía ahora que huele a bodorrio en Inglaterra, será que están desbordados de peticiones. David Yenai Gil, comercial de cosmética, coordina la delegación sevillana (que no franquicia) de una ocurrencia genial que tuvo un valenciano hace ahora un año y que en la última noche de Reyes generó más de mil visitas domiciliarias de Sus Majestades de Oriente en la ciudad del Miguelete. "Nosotros (plural mayestático, como corresponde al cargo), de momento, llevamos ya anotados unos cien encargos", calcula el citado señor. "Hombre, nos gustaría llegar a esos mil de Valencia, pero ya compensaría económicamente si se alcanzaran los quinientos." La empresa se publicita con ese nombre, Reyes Magos, y se ha pasado las últimas semanas en un largo y delicado proceso de selección de personal para cubrir esos treinta puestos de rey por un día concebidos por la estrategia del negocio. "Se ha hecho una selección por capacitación importante para escoger a los actores", comentaba ayer el responsable sevillano. "Es, toda, gente que ha estudiado, que ha demostrado sus dotes para el trato con niños y personas mayores, que son nuestra clientela principal." De lo que se deduce que hay una horquilla de descreimiento en la segunda edad que se corrige sin problemas una vez recuperada la personalidad, con los años. Y de lo que se infiere, además, que lo que nació como una aventurita rentable gracias a la ilusión del público infantil podría llegar a convertirse en todo un acontecimiento empresarial: niños y ancianos. Y no acaba ahí el público objetivo.

"Nos han encargado también almuerzos y cenas de empresa. Que además, se hacen con la ventaja de que no son el día de los Reyes, sino bastante antes y en fechas diferentes, con lo que da lugar a cubrir muchos de esos actos, así como fiestas en residencias de mayores y otras reuniones sociales", explica Yenai. Los precios no son los mismos en uno u otro caso: el modus operandi convencional, esto es, la aparición en el dormitorio del niño de un Rey Mago (a elegir por los clientes) que despierta al chiquillo, le entrega los presentes (que tienen que estar en la casa: el visitante no los trae, dicho para quien lo estuviese pensando -que también sería otra idea interesante de estudiar) y se hace una foto con él sale por 49 euros. Son 15 minutos inolvidables para el crío. En el caso de las comidas de empresa, por ejemplo, suele ocupar más tiempo y se conciertan a otros precios, según el caso. "Pero con los niños también procuramos que tenga una repercusión de tipo educativo en ellos. Los padres hacen saber qué problemillas tienen, y entonces el Rey Mago le dice al niño que no le pegue más a su hermana, o que se discipline y haga los deberes todos los días... en fin, según cada cual." ¿Y esto no podrían hacerlo también en los demás casos?

Hace un mes encargaron los treinta trajes a un sastre. Todavía no los tienen. Además, no se muestra David Yenai especialmente inclinado a dejarse retratar de tal manera ataviado, por un prurito lógico de preservación de la privacidad. Pero hablar no le importa, y dice que el cliente elige la hora, el día, el rey que quiere (si quiere a los tres, paga dos: 98 euros). Como el fenómeno siga así, pronto serán los que más trabajen. Sí. Los Reyes Magos.

De utilidad:
Qué: Reyes Magos a domicilio.
Dónde: Sevilla.
Cuándo: No tiene por qué ser necesariamente la noche del 5 de enero o las 24 horas del día siguiente, día de Reyes propiamente dicho; el cliente elige día y hora.
Cómo: La visita del Rey Mago dura unos 15 minutos, tiempo en el que Su Majestad despierta al niño o se presenta ante él inesperadamente y le hace entrega de los regalos que los Reyes Magos de verdad le hayan dejado previamente en su casa. Charlan un poquito, le da algunos consejos por su bien y se hacen una foto.
Cuánto: Un Rey Mago, 49 euros; los Tres Reyes Magos, 98 euros (3x2). Para empresas, consultar precios.
Contacto: Las personas interesadas pueden solicitar más información llamando al teléfono 645 424623.

  • 1