Local

"Rezad por mí"

Extractos del saludo de presentación del nuevo obispo auxiliar.

el 18 dic 2010 / 22:21 h.

TAGS:

Queridos hermanos y amigos:

Cuando la Santa Sede acaba de dar a conocer mi nombramiento como obispo titular de Vergi y auxiliar de Sevilla, mis primeras palabras no pueden ser más que de gratitud al Señor y al Santo Padre [...]. Renuevo mi confianza en Jesús, el Señor, que siempre da las gracias necesarias para la misión que nos encomienda [...].

Al dar mi consentimiento a esta decisión del Santo Padre, he recordado con emoción las palabras con las que él mismo se presentó a la Iglesia [...], diciendo que era un simple y humilde trabajador de la viña del Señor. Siguiendo su ejemplo, me ofrezco como un pobre trabajador de la viña del Señor en la Iglesia particular de Sevilla [...].

A monseñor Juan José Asenjo, arzobispo de Sevilla, deseo manifestarle desde el primer momento mi afecto más sincero y mi propósito de no regatear esfuerzos para ofrecerle la ayuda que ha solicitado al Santo Padre [...] . Él me distinguió con su confianza [...] cuando pastoreaba la diócesis de Córdoba y, ahora, Dios me vuelve a poner a su lado para servir bajo su guía a la Iglesia de Sevilla. Así que sé con certeza que voy a encontrar en el arzobispo la orientación paternal que este novel obispo necesita.

Y con su arzobispo saludo con afecto y respeto a toda la Iglesia de Sevilla [...]. A todos me ofrezco como hermano y amigo [...] Estoy seguro de que me haréis sitio en vuestro corazón. Saludo, también, con respeto a las autoridades civiles, militares, judiciales y universitarias [...].

En esta ocasión es justo volver la mirada al camino recorrido. A esta Iglesia de Córdoba le debo todo [...]. No puedo callar mi amor y gratitud a mi familia, padres y hermanos.

Me encomiendo a nuestros hermanos y hermanas, particularmente a los que peregrinaron en estas iglesias particulares de Córdoba y Sevilla [...]. Me acojo a la intercesión de San Tesifón, primer obispo de la sede que se me asigna [...]. Acudo a la Santísima Virgen María, celebrada hoy como Virgen de la Esperanza o de la O y amada de una forma tan singular en la iglesia hispalense. También vosotros, hermanos y hermanas de Córdoba y Sevilla, rezad por mí [...].

  • 1