Local

Ricardi pide un subsidio por el error judicial

La principal preocupación de Rafael Ricardi es ahora sobrevivir. El mismo hombre que estuvo 13 años en prisión por una violación que no cometió pidió ayer públicamente auxilio a las administraciones. Su situación es precaria porque sigue sin encontrar empleo y pronto dejará de cobrar la pensión que recibe desde que salió de la cárcel hace un año.

el 16 sep 2009 / 06:25 h.

TAGS:

La principal preocupación de Ra-fael Ricardi es ahora sobrevivir. El mismo hombre que estuvo 13 años en prisión por una violación que no cometió pidió ayer públicamente auxilio a las administraciones. Su situación es precaria porque sigue sin encontrar empleo y pronto dejará de cobrar la pensión que recibe desde que salió de la cárcel hace un año. Su defensa, ejercida por Pro Derechos Humanos, presentará en septiembre una demanda para reclamar una indemnización por el error judicial que le llevó a un centro penitenciario por un delito por el que otras dos personas están siendo procesadas. "Yo no tengo una cifra justa porque no hay dinero para pagar eso. Quiero una ayuda, una vivienda digna ya que han tenido un fallo muy grande y no puedo trabajar. Estoy inútil total para cualquier trabajo. Además me viene un niño", señaló Ricardi.

Hace una semana cumplió su sueño de dejar de tener cuentas pendientes con la justicia después de que el Supremo anulara la condena que cambió su vida. Aún así, su libertad no es completa porque no tiene recursos para sobrevivir. Ahora cobra una ayuda de 400 euros por desempleo en su condición de ex presidiario pero calcula que en seis meses esta prestación se agotará. Debido a su importante discapacidad física las empresas le encuentran incapacitado para insertarse en el mercado laboral. A esto se suma su futura paternidad, ya que su pareja está en estado de gestación.

Su llamada de auxilio es doble. Solicita a la administración más cercana, al Ayuntamiento de El Puerto, donde reside, "un techo donde vivir". Pide que se le devuelva la paga que recibía por su discapacidad antes de entrar en prisión. Ricardi es consciente de que la respuesta del Ministerio de Justicia a su reclamación puede demorarse y espera que mientras tanto las instituciones públicas respondan por el error judicial. La abogada de este portuense, Antonia Alba, advirtió de que con este caso se debe hacer justicia social. "La justicia formal se ha equivocado con él y ahora debemos responder", señaló. La letrada consideró "insuficiente" el fallo del Supremo porque no ha declarado la "libertad absoluta" al no admitir su inocencia. El representante legal de APDH-A, Domingo Valderrama, dijo que la sentencia es "subjetiva" porque no especifica la gravedad del error ni que debe ser corregido. "No hay capacidad de autocrítica", añadió.

  • 1