Deportes

Riccó, imputado y puesto en libertad bajo control judicial

Riccardo Riccó, positivo por EPO en el Tour de Francia, fue imputado el viernes por uso de sustancias venenosas y puesto en libertad con la prohibición de que se reúna con componentes del equipo Saunier, anunció a Efe el fiscal de Foix, Anotoine Leroy.

el 15 sep 2009 / 08:13 h.

Riccardo Riccó, positivo por EPO en el Tour de Francia, fue imputado el viernes por uso de sustancias venenosas y puesto en libertad con la prohibición de que se reúna con componentes del equipo Saunier, anunció a Efe el fiscal de Foix, Anotoine Leroy.

La prohibición de reunirse con los componentes del que hasta hoy era su equipo es la única medida de control judicial impuesta al ciclista italiano, señaló el fiscal. El delito que le imputa tiene una pena máxima de un año de cárcel. Riccó compareció el viernes ante el fiscal tras haber sido detenido el jueves y haber pasado la noche en la gendarmería de Mirepoix, próxima a Foix.

En el interrogatorio ante los gendarmes, Riccó negó haberse dopado, pese a que dio positivo en un control que le practicó la Agencia Francesa de Lucha contra el Dopaje (AFLD) tras la cuarta etapa del Tour, la contrarreloj de Cholet.

En el registro de la habitación del último hotel en el que durmió y de sus maletas, los agentes no encontraron productos dopantes, pero sí material médico para efectuar inyecciones, tales como jeringas y catéteres, entre otros, elementos que "no fueron utilizados", según el fiscal. Pero la presencia de esos instrumentos, además del positivo, son materiales suficientes para abrir una investigación judicial y justifican la imputación.

Fuentes próximas a la investigación indicaron que el ciclista fue imputado porque se le incautaron "productos no prohibidos pero cuya tenencia sólo se justifica para el uso de productos prohibidos". Según las fuentes, entre los productos incautados puede haber sustancias destinadas a ocultar el consumo de dopantes.

Riccó, de 24 años, era noveno de la general y rey de la montaña en el momento de su detención. Había ganado dos etapas, la que acabó en el alto de Super-Besse y la primera pirenaica, con final en Bagnères-de-Bigorre.

La orina del italiano reveló restos de EPO de tercera generación, una sustancia novedosa más difícil de detectar y de efectos similares a los del más popular dopante.

El Saunier, que decidió retirarse del Tour tras el positivo de su ciclista más carismático, anunció el viernes su despido junto con el de su compañero de habitación y compatriota Leonardo Piepoli, al considerar que no han respetado el código ético de la formación.

El de Riccó es el tercer positivo de la presente ronda gala, tras los de los españoles Manuel Beltrán y Moisés Dueñas, ambos por EPO.

El primero fue liberado sin cargos puesto que no se halló ninguna sustancia ni material médico en sus pertenencias, mientras que el segundo está imputado por uso y tenencia de sustancias venenosas y por importación de productos prohibidos, delitos por los que puede ser condenado a dos y tres años de cárcel, respectivamente.

  • 1