Local

Rivera y Herrera, vis a vis

El torero y el comunicador alternaron en un nuevo mano a mano de la fundación Cajasol que desafió al fútbol y consiguió llenar el patio de butacas y los palcos de la sala Joaquín Turina.

el 05 mar 2013 / 20:32 h.

TAGS:

La pareja tenía tirón y tampoco adolecía de química. Juntos han sido noticia reciente por ese mercado gourmet de las naves de Barranco que pronto abrirá sus puertas y juntos consiguieron llenar anoche el viejo Álvarez Quintero -actual sala Joaquín Turina del centro cultural Cajasol- desafiando al fútbol televisado y a una noche desapacible que consiguieron calentar desde el primer lance bajo la batuta del periodista José Enrique Moreno.

"Cuando los medios se centran en sacar cosas negativas y se meten en tu vida privada se pueden torcer los acontecimientos y puede provocar que la gente venga a la plaza con muchos prejuicios", señaló Rivera, que encara su primera temporada detrás de la barrera después de anunciar su retirada de los ruedos, poco después de que su hermano Cayetano decidiera tomarse un respiro temporal en su faceta de matador de toros. "Me he ido por muchos motivos, entre ellos la edad; el toro tiene fecha de caducidad", explicó el último Paquirri -ayer era el cumpleaños de su padre- citando a su amigo, el popular locutor José María García que siempre le había dicho que en esta profesión "hay que marcharse tres o cuatro años antes de que echen".

"Las horas previas en el hotel empezaban a ser desagradables y no quería irme del toro aborreciéndolo, prefería echarlo de menos antes de no desear vestirme de luces en la vida", explicó Francisco. Carlos Herrera recogió el guante mostrando los miedos previos a comparecer ante una cámara de televisión, un medio al que no le gustaría volver. Lo comparó con la tensa espera de los toreros en la habitación del hotel antes de que el mozo de espadas toque en la puerta para señalar que ha llegado la hora. "Cuando se oye el taconazo de la pata de un picador debe ser horroroso", interpeló el locutor.

Francisco Rivera habló de su faceta de torero mediático, un remoquete cargado de aristas contra el que ha tenido que luchar a lo largo de toda su vida torera. "Mi abuelo era un genio pero un pésimo maestro o profesor. Pero es un privilegio partir de esos orígenes", se sinceró el torero afirmando que "todo lo que he conseguido lo he conseguido por mí mismo: si para ser torero se necesitan diez dones, hay tres o cuatro que tienen que ser innatos".

Herrera, dueño de la escena aunque sin torear de salón como en el programa El Hormiguero, alabó la "afición y la constancia de Francisco Rivera Ordóñez" pero también tuvo palabras para reiterar su encendida defensa de la Fiesta Nacional, una constante en sus intervenciones radiofónicas. El conductor de Herrera en la Onda rememoró una entrevista con el anterior presidente del gobierno, "yo le llamaba Rodríguez", en la que destacó la "cordialidad" de un encuentro en el que también se habló de toros: "soy heterosexual, monárquico, español, fumo puros y me gustan los toros, señor presidente. ¿a qué país me voy a exilisar?", fue la irónica pregunta del periodista que encontró una respuesta positiva en el presidente: "¿y qué mejor país para ver los toros que España?" Pues eso.

  • 1