Deportes

Robben critica la sanción impuesta a Quique Álvarez

Arjen Robben, extremo internacional holandés del Real Madrid, criticó ayer al Comité de Competición al señalar que "es una vergüenza" que Quique Álvarez, jugador del Recreativo de Huelva que le lesionó tras realizarle una fuerte entrada, "sólo" haya recibido una sanción de un partido. (Foto: EFE).

el 15 sep 2009 / 02:11 h.

Arjen Robben, extremo internacional holandés del Real Madrid, criticó ayer al Comité de Competición al señalar que "es una vergüenza" que Quique Álvarez, jugador del Recreativo de Huelva que le lesionó tras realizarle una fuerte entrada, "sólo" haya recibido una sanción de un partido.

Robben, que regresó al equipo el pasado domingo frente al Valencia después de tres semanas de lesión por la entrada de Quique Álvarez, reconoció que fue la patada más fuerte que ha recibido en su carrera y criticó con dureza al Comité de Competición.

"He sufrido bastantes entradas fuertes en mi carrera, pero esta fue de las peores. Él me llamó después del partido, me pidió perdón y lo acepto sin ningún problema. Lo que me cuesta entender mucho es que él sólo haya sufrido una sanción de un partido, es una vergüenza", manifestó.

Robben quiso incidir en el mensaje que se debe mandar desde los comités sancionadores para evitar entradas excesivamente duras. En su opinión, es el opuesto al que se está poniendo en práctica. "Deben mandar un mensaje fuerte y claro para evitar estas entradas. Si me hubiese cogido dos centímetros mas abajo me habría roto la pierna, nueve meses de baja", asegura.

"Parece que el mensaje que queda es que puedes romper la pierna a otro futbolista, que cumples un partido de sanción y no pasa nada. De todas formas, me pidió perdón, lo acepté y ya está olvidado", añade.

Por otra parte, Robben reconoce que la derrota ante el Valencia "fue una decepción grande", pero descarta que el equipo esté "en crisis" pese a perder seis de los últimos ocho partidos disputados. "Tenemos que mantenernos fuertes y ser conscientes de lo que nos espera", comenta.

"Puede ser bueno que sea semana de partidos internacionales, la gente se va fuera, cambia la mentalidad y vuelve con frescura mental y física que nos puede beneficiar. Sólo podemos pensar en el partido que viene. Lo del domingo fue una decepción pero jugamos muy bien al fútbol y no es cuestión de crisis, sólo de mantenernos fuertes".

  • 1