Deportes

Robredo pasa a octavos de final del US Open

De los tres tenistas españoles que entraban en escena en la última jornada de la tercera ronda del Abierto de Estados Unidos, tan solo Tommy Robredo consiguió ganar su partido. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 11:01 h.

De los tres tenistas españoles que entraban en escena en la última jornada de la tercera ronda del Abierto de Estados Unidos, tan solo Tommy Robredo consiguió ganar su partido y acompañar de esta forma a Rafa Nadal en los octavos de final, tras la eliminación de Nicolás Almagro y Fernando Verdasco.

La otra alegría de la jornada la dieron las 'chicas de plata' del tenis español, Virginia Ruano y Anabel Medina, que consiguieron su pase a los cuartos de final de dobles, donde se medirán a la pareja norteamericana formada por Abigail Spears y Raquel Kops-Jones.

Robredo tenía un difícil escollo en el francés Jo Wilfried Tsonga, verdugo en las dos anteriores eliminatorias de los españoles Santiago Ventura y Carlos Moyá, aunque el tenista catalán desplegó su mejor tenis desde que empezó en el torneo y solventó el partido en tres sets, en poco más de dos horas.

El jugador de Hostalric desplegó un gran tenis ante el francés y la táctica le salió a la perfección, con un gran servicio, jugando bolas muy largas a Tsonga para impedirle que tomara la iniciativa, y moviendo de un lado al otro de la pista al fornido jugador galo.

En los octavos de final, Robredo se enfrentará al vencedor del partido entre el serbio Novak Djokovic y el croata Marin Cilic.

El murciano Nicolás Almagro desaprovechó una gran ocasión para lograr por primera vez la clasificación para los octavos de final del Abierto de Estados Unidos, ya que tuvo todo a su favor para derrotar al luxemburgués Gilles Muller, con dos sets de ventaja y disponiendo en la cuarta manga de dos bolas de partido.

Almagro, pese a la derrota, desplegó un tenis regular y sólido, aunque se vio superado por el extraordinario servicio de su rival, con más de una treintena de saques directos al final del partido, ya que Muller, único jugador de la fase previa que permanecía en el cuadro y 130 del mundo, sacó el máximo provecho de su potente servicio para darle la vuelta a un partido que tenía perdido.

Fernando Verdasco se quedó por tercer año estancado en la tercera ronda del Abierto de Estados Unidos, tras perder ante el ruso Igor Andreev por 6-2, 6-4 y 6-4, en una hora y 44 minutos de partido.

Verdasco no se encontró en ningún momento a gusto en una pista, de la que luego explicaría que la encontró mucho más rápida que las otras en las que había jugado durante el torneo. Además, el tenista moscovita estuvo muy acertado con un primer servicio muy potente, que hizo imposible cualquier intento de 'break' del tenista madrileño.

El jugador español, que en la anterior ronda superó un duro partido tras remontar dos sets en contra ante el portugués Rui Machado, no dio en ningún momento la sensación de volver a repetirlo ante Andreev, que en apenas una hora ya se había situado con dos mangas por delante.

Verdasco no consiguió prácticamente en ningún momento tomar la iniciativa con su derecha, por lo que fue el jugador ruso el que impuso siempre el ritmo, lo que provocó que los puntos fueran cayendo con asiduidad a su favor.

  • 1