martes, 11 diciembre 2018
16:17
, última actualización
Local

"Rodearon el autobús y sin más empezaron a golpearlo"

Un grupo de taxistas protagoniza otro altercado en el aeropuerto

el 11 feb 2015 / 23:50 h.

TAGS:

No le desea «a nadie» la angustia que pasó durante el cuarto de hora que duró la agresión. Un chófer de Tussam que cubre la línea al aeropuerto sufrió el martes por la noche un altercado con los taxistas del aeropuerto tras un leve incidente de tráfico. En pocos minutos se vio «rodeado de taxistas que golpearon el autobús», causándole daños en un faro y un espejo retrovisor. El chófer ha denunciado los hechos ante la Policía Nacional y está de baja por ansiedad. taxis aeropuertoNo es la primera vez que los taxistas del aeropuerto protagonizan agresiones y problemas, derivados en su mayoría por la competencia que supone para ello el autobús. El martes, sobre las 21.20 horas se produjo un nuevo encontronazo después de que el conductor de esta línea «no hiciera el stop, sino un ceda el paso». «El taxi iba detrás y comenzó a pitarme, pero no obstruía su marcha», explica a este periódico A.R. Tras este incidente, vio como el taxista le hacía gestos «como diciendo que me iba a denunciar y me adelantó y se paró más adelante». Era a la entrada del túnel de llegadas del aeropuerto y allí el bus adelantó al taxi que había parado. «Pero entonces comenzó a hacer una maniobra rara, a ponerse delante y a frenar y a acelerar», indica este conductor, que lleva tres años cubriendo esta línea. El autobús se detuvo en su parada y el taxi en la suya. «Vi cómo se bajaba y se vino hacia el vehículo con una actitud violenta. Comenzó entonces a golpear en la ventanilla y a insultarme, diciéndome que la bajara. Todo esto con los turistas entrando ya en el coche, con las caras que no sabían qué estaba pasando», señala A.R., quien ha denunciado los hechos ante la Policía Nacional. Según su versión, le pidió en varias ocasiones que se marchara, mientras un compañero le recordaba que no entrara «en las provocaciones». Sin embargo, lejos de que la agresión se quedara ahí, vio como varios taxis se acercaron. «Rodearon el autobús y sin mediar palabra comenzaron a golpearlo. Pasé mucho miedo porque me sentí acorralado como un animal. No se lo deseo a nadie», asegura. Como consecuencia de estos golpes el autobús sufrió varios desperfectos, pues según confirmaron fuentes de Tussam y de la Policía Local, el vehículo presentaba un «piloto roto y uno los retrovisores». «Fueron unos quince minutos horribles hasta que ya llegó la Policía Local y la Nacional», que levantaron un atestado con los datos de algunas personas, «porque cuando llegaron se fueron disipando». «Me insultaron y me llegaron a amenazar diciendo que se enterarían de donde vivo y que matarían a mi mujer y mis hijos», indica. A.R., tras las correspondientes gestiones con los agentes, siguió con su ruta y llegó hasta el Prado, aunque reconoce que no sabe «ni cómo pude, porque llegué allí con una fuerte presión en el pecho. De hecho nada más llegar allí le pedí a un superior que me sustituyera algún compañero, porque estaba llorando con un ataque de ansiedad», relata. Ahora está de baja laboral por este motivo. «Nosotros solo hacemos nuestro trabajo y no nos metemos con ellos. Espero que no le ocurra a nadie más», añade. Este periódico intentó sin éxito contactar con algunas de las asociaciones de taxistas para obtener su versión, sin éxito.

  • 1