Local

Rodríguez Villalobos enfría el debate de la autoridad única metropolitana

La Diputación busca aunar políticas para la Gran Sevilla en vez de enfrascarse en «cuentos chinos».

el 05 mar 2010 / 21:26 h.

TAGS:

La Diputación de Sevilla se cansa del eterno debate sobre la gestión del área metropolitana y centrará los esfuerzos "en aunar políticas comunes" más que en la dotación de un cuerpo jurídico que se encargue de coordinar las políticas para los 46 municipios que pertenecen a la Gran Sevilla. El presidente de la Diputación, Fernando Rodríguez Villalobos, defendió que la prioridad es "cumplir la máxima de prestar los mejores servicios, más eficaces y lo más barato posible" al área metropolitana. "Lo demás son cuentos chinos", remachó Villalobos, en alusión al enroque de posturas existente entre el PSOE y el PP en la creación de un ente supramunicipal para la Gran Sevilla.


La idea de la autoridad única, lanzada a finales de 2007 por el secretario general del PSOE de Sevilla, José Antonio Viera, quedó en punto muerto casi desde su nacimiento, en parte por la diferente concepción de área metropolitana que tienen los partidos políticos con representación municipal. El último intento se produjo a finales de 2009, cuando Viera promovió una reunión de alcaldes metropolitanos para diseñar una hoja de ruta común que permita la creación de un órgano supramunicipal. Sus palabras -"la Gran Sevilla se hará con consenso o no se hará"- fueron rechazadas por el PP e IU, que desautorizaban al secretario provincial del PSOE como convocante de un encuentro que debía organizar o la Consejería de Vivienda o la Diputación de Sevilla. Tras ello, fue el propio Viera quién rectificó y planteó que fueran estas entidades las que buscaran ese consenso que, hasta la fecha, no existe.

En ese punto, Villalobos no parece dispuesto a entrar en esa dinámica de conflicto y opta por defender que, en los últimos años, la Diputación ha estado "trabajando y mucho por la Gran Sevilla". Y citó como ejemplos los esfuerzos para unificar la gestión del agua o de los residuos. Así, mostró su particular hoja de ruta, que no entra en la creación de esa autoridad única, sino "en poner de acuerdo a todos los alcaldes para aplicar criterios comunes de eficacia, eficiencia y ahorro en las políticas comunes" y que eso sirva "para resolver problemas".

En cualquier caso, las palabras de Villalobos vienen a refrendar el cambio de rumbo que ha tenido la dirección del PSOE sevillano, que ha pasado en los últimos meses de dar prioridad a la creación de la autoridad única a relegarla a un segundo plano, aunque sin renunciar a ella. Viera ya lo dejo claro en noviembre: "hace falta tiempo para que se asienten todas las herramientas y, cuando esto se produzca, se seguirá desarrollando el proyecto de la Gran Sevilla". El partido varía así de estrategia y se decanta por consolidar las entidades de marcado carácter metropolitano, caso del Consorcio de Transportes o el de la Vivienda, y por constituir nuevos órganos supramunicipales para, por ejemplo, la gestión del agua o los residuos.

Esa nueva línea casa a la perfección con la visión de la Diputación, que lleva varios años enfrascada en negociaciones para consolidar el Consorcio de Aguas. Buena prueba de ello fue el protocolo de fusión que firmaron Aljarafesa y el Consorcio del Huesna, los contactos y reuniones con Emasesa -aunque con diferencias políticas- y, por último, el trabajo realizado para el diseño de un plan provincial de residuos, que se convertiría en el germen de un consorcio dedicado exclusivamente a la recogida de residuos.

  • 1