miércoles, 23 enero 2019
12:20
, última actualización
Deportes

Romerito, un sevillano en el ascenso del Xerez Deportivo FC

El central Romerito, criado en la pedanía ugiense de Marismillas, ha ascendido a Segunda Andaluza con el Xerez Deportivo FC.

el 26 feb 2015 / 11:31 h.

Xerez Espera IMG_9908 (3) (3) Romerito, en el centro de la imagen celebrando un gol, celebra un gol ante el Espera. Foto: EDD. Es un auténtico trotamundos que ignoró el destino final de su carrera cuando, con sólo 19 años, abandonó el Cabecense de Antonio Cala para unirse al Xerez Deportivo, entonces en Segunda División A. Aquel día, y después de un entrenamiento en Chapín, firmó su primer contrato. Estampó su rúbrica en la ficha del filial y alternó con el primer plantel, con el que disputó 26 encuentros en el torneo de plata del fútbol patrio. Es el prólogo biográfico de la carrera de Antonio Manuel Ruiz Fernández, Romerito, el único sevillano de nacimiento que ha participado en el segundo ascenso en la historia del recién fundado Xerez Deportivo FC, un club que en dos años de vida ya ha enlazado dos éxitos consecutivos. Romerito nació en la pedanía ugiense de Marismillas un 20 de febrero de 1977. En su localidad natal se crio y maduró antes de emigrar a la cantera del Cabecense, donde militaba en la antigua Regional Preferente a las órdenes de Antonio Cala, ahora inactivo. Un día, y gracias a la intervención de un hombre de fútbol, rellenó el petate y viajó hasta Chapín, donde Carlos Orúe, curiosamente su actual entrenador en las filas del Xerez Deportivo FC, le sometió a una prueba. “Estuve entrenando dos o tres días y al final me quedé”, rememora 18 años después de su debut en un partido de Copa del Rey en Écija. Xerez, en el que asumió el papel de líder y emblema de la afición, Mallorca, Recreativo, Hércules, Extremadura, Compostela, Écija, Linares, Águilas, Alavés, Lucena, Balompédica Linense y Atlético Sanluqueño fueron sus destinos antes de que, en el verano de 2013, recibiera una llamada en forma de compromiso irrechazable. “Estaba jugando con el Atlético Sanluqueño en Segunda División B, pero me llamó Orúe y me dijo que firmara en el Xerez Deportivo FC. Me explicó el proyecto y me convenció”, indica desde Jerez, la ciudad en la que siente el cariño de la afición pese a militar en un conjunto de Tercera Andaluza, antigua Primera Provincial. “Pese a la categoría en la que estamos, notamos el cariño de la gente”, añade. Romerito no oculta su satisfacción por la progresión que ha experimentado en un mundo, el del fútbol, en el que ha acumulado 454 partidos en categoría nacional. El Xerez Deportivo FC fue fundado en el verano de 2013 a causa del proceso languideciente que estaba firmando el histórico Deportivo. Romerito asumió el reto y, a sus 36 años, se calzó las botas para lucir la casaca del Xerez en la renombrada Segunda Provincial. El zaguero fue uno de los ídolos de un equipo de cine en el que ha compartido vestuario con un ex del Sevilla, Guille, cuya popularidad creció de forma sobresaliente después de dedicar sus goles a Antonio Puerta, exjugador del SFC fallecido en agosto de 2007. Romerito ha sido el único sevillano que ha participado activamente en el segundo asalto de la historia del nuevo Xerez. “Ha sido muy bonito”, presume. El polivalente defensa ha sido el único jugador de Marismillas, una pequeña pedanía de Las Cabezas de San Juan de apenas 1.600 habitantes, que ha alcanzado el profesionalismo. “También recuerdo de mi época a Fernando, que era especialmente bueno y también estuvo en el Cabecense, pero él no llegó a jugar en categoría nacional”, relata. Romerito se ha afincado en Jerez definitivamente y, además de ser uno de los pilares de la escuadra vinícola, ejerce de entrenador en el Juvenil B. Ya ha cursado el Nivel II y el próximo curso pretende adquirir el Nivel III, además de continuar con las botas ajustadas. “No pienso en retirarme, ciertamente, creo que todavía estoy en condiciones de aportar cosas al equipo un par de años más”, matiza. Es el discurso de un tipo que el pasado 20 de febrero cumplió 38 primaveras y que, con 454 partidos entre Primera, Segunda y Segunda División B, sueña con retirarse en el nuevo Xerez. En un torneo desconocido para su extenso curriculum, la Tercera División, y con los 40 ya adornando el DNI de un auténtico trotamundos.

  • 1